Vamos por partes

Hacia tiempo que tenía la Scrambler en el punto de mira. Miras vídeos y fotos por ahí y hay unas preparaciones espectaculares. Así que antes de encargarla ya tenía una lista de cosas que quería ponerle/cambiarle. Hoy en día lo encuentras todo en internet y puedes configurar lo que quieres y conseguir que te lo envíen a casa en dos días.  Pero por suerte, muchas de estas tiendas tienen también su versión física y por mayor suerte aún, una de estas está en Barcelona. Fue así como llegue a solotriumph aprovechando mi estancia en agosto en Barcelona. Llegué a recoger una cinta térmica para encintar el escape y me encontré con Albert. Le expliqué un poco mi historia y lo que quería hacer con la Scrambler y me aconsejó de todo lo que él cambiaría si fuese la sulla. La verdad que se me pasó la mañana volando y aprendí mucho. Me llevé la cinta térmica y postpuse el resto de cambios a haber rodado con la Scrambler un poco y confirmar lo que él me decía.

La verdad que para el precio que tiene, los de Triumph se lo podían haber currado un poco más! La moto es muy fácil de conducir,centro de gravedad bajo, buena respuesta de motor pero a la que quieres salir de lo negro y meterte por el campo las cosas dejan de ser tan bonitas y en las carreteras de Perú (y sudamérica en general) lo negro brilla por su ausencia. Las suspensiones son prácticamente decorativas y es dificilísimo meter la moto en curva cuando de gravilla y tierra suelta se trata. Es por eso y pensando en que sigo queriendo recorrer una parte del mundo con ella que me volví a solotriumph para ponerla en condiciones!

Me puse en manos de Albert y salí con unos Öhlins S36PR1C1LB para la suspensión trasera, unos cartuchos Andreani para la suspensión delantera, un kit para recolocar la pinza de freno trasera y cuatro tonterías más. Y con (casi) todo metido en la maleta me vine para Lima. Lo que no me pude traer fue el aceite para la suspensión delantera, que me lo envían por avión.

El cambio en la suspensión delantera no me atrevo a hacerla yo sólo, pero con una carraca del 12 y cinco minutos me monté la trasera y me fui a dar una vuelta! Un rodeo por pistas camino a la playa que me dejo claro que he de montarle las suspensiones delanteras o acabare con los brazos reventados en el viaje a Bolivia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s