Pereira

Origen: Armenia (11:22h)           
Destino: Pereira (16:33h) 
Km: 115.0         Tiempo: 3:26     Consumo: 5.1 l/100Km
Alojamiento: Hotel Palma Viva 142500 COP

El plan me decía que hoy tenía que dormir en Cali, la capital de la salsa, pero yo no bailo salsa y Cali queda muy lejos y luego he de volver a subir para hacer bien el eje cafetero y… mil excusas mas! Excusas y seguramente me arrepienta, pero Cali se acaba de caer de mi programa de viaje. Me quedo en el eje cafetero, nuevo plan de hoy: Montenegro, Finlandia, Salento y Santa Rosa de Cabal para llegar a dormir a Pereira.

De Armenia sale una autopista hacia Pereira, pero mi objetivo es pisarla lo menos posible, así que siguiendo las indicaciones del chico del hotel me dirijo a Pueblo Tapao. El camino es asfaltado, entre fincas cafeteras y bananeras, muchas transformadas en hoteles rurales. Cerca de Montenegro está el Parque del Café, un parque de atracciones con temática cafetera, y PANACA, un parque con menos montañas rusas y más cultura cafetera; me salto ambos, mi idea es ir a una verdadera finca cafetera cerca de Manizales.

De Montenegro, el GPS me envia a Finlandia por un sendero de pista “levantada”. Se me hace difícil encontrar la entrada siguiendo las indicaciones del GPS, dibuja caminos donde no hay paso, pero preguntando consigo llegar ahí a pesar de la cara de sorpresa de los locales que no entienden que quiera ir por la peor de las rutas que hay hasta ahí. Son unos 20km de pista en buen estado en general, aunque algunos trozos tiene más piedra suelta. Finlandia tiene una plaza principal muy bonita, con grandes balconadas de madera y mucho colorido. No soy el único que sabe de esto y hay también bastantes mochileros. El cielo, que se ha mantenido amenazante toda la mañana, dice basta y empieza a descargar, así que aprovecho para hacer una pausa y tomar un café. Falta un poco más de una hora para el Colombia – Bolivia y los bares ya están bastante llenos de gente para ver el partido.

Cuando cesa la lluvia me pongo en marcha rumbo a Salento y El Valle del Cocora. Por ahí parece estar más despejado y llego a Salento sin mojarme, pero al entrar al valle se desata la tormenta. No tiene pinta que pueda ver mucho más adelante, hay algo de niebla y el cielo esta muy gris, así que me doy media vuelta huyendo de la lluvia rumbo a Pereira directamente. Esta cerca, hay buena carretera, asfaltada, estrecha y con curvas, así que mañana lo volveré a intentar!