Hacienda Nápoles

Origen: Guatapé (10:22h)           
Destino: Cimitarra (17:23h) 
Km: 331.5         Tiempo: 5:02     Consumo: 4.8 l/100Km
Alojamiento: Hotel Ganadero 45000 COP

Para continuar hacia Santander hay dos opciones, seguir rumbo San Rafael y San Carlos o volver a buscar la autopista a Bogotá a la altura de Marinilla. Pregunto donde desayuno y me dicen que de San Carlos hasta la autopista está destapado y con lo que ha llovido por la noche puede estar bastante mal, así que a desandar un trocito para ir por la vía rápida.

DSC_9513

La autopista a Bogotá (60) combina zonas de doble carril con trozos de sólo uno, pero es una vía rápida sin excesivo transito. Por el camino, a la altura de Doradal, se encuentra la Hacienda Nápoles. La que en su día fue casa de Pablo Escobar, con la caída del cártel de Medellin pasó a manos del gobierno que ha creado un parque de atracciones con piscinas y atracciones y un zoológico con la mayor colonia de hipopótamos salvajes fuera de Africa. La entrada cuesta entre 35000 hasta 120000 COP en función de las zonas incluidas.

El objetivo es llegar a Barbosa, rumbo a la quebrada las Gachas. El GPS me manda por un rodeo por la 45, rumbo Santa Marta, pero la 60 sigue recta y son 100km menos. Pregunto en uno de los muchos retenes policiales que hay en las carreteras colombianas y me dicen que haga caso al GPS. La 45 a Santa Marta es una autopista en construcción; está prácticamente toda acabada pero no todos los tramos son transitables. El paisaje cambia y dejamos las montañas para atravesar inmensos planos llenos de pastos, búfalos y ganado.

En Puerto Araujo abandono la “autopista” para llegar a Cimitarra, capital ganadera de Santander, un pueblo pequeñito que ha de permitirme llegar mañana a Guadalupe.