Delhi

Aunque las ganas de empezar la ruta son grandes, un dia en Delhi para empezar a adaptarse a la India y probar un poco más las motos no es mala idea. Se puede ver Delhi en un día? Seguramente no, pero nuestro día ha sido bastante completo!

Despues de un desayuno decente, subimos en nuestras Royal para ir hacia el Fuerte Rojo: la mía arranca a la primera, la de Miquel no desembraga y se cala a la que pone marcha; una vez, dos veces y a la tercera el embrague si coje y podemos empezar marcha. Vamos por vias principales y a pesar del tráfico en poco más de 20 minutos estamos ahí.

Sin haber leído demasiado sobre él, nos conformamos con la foto desde fuera y decidimos adentrarnos a pie por Old Delhi. Camino al Chandni Chowk nos cruzamos con templos hinduistas, con un monton de capillitas, una para cada dios, donde llevar ofrendas; sijes y mezquitas. Ya en Chandni Chowk, uno de los mercados más antiguos de Delhi, destaca el mercado de especies. Con infinidad de callejuelas que salen de la via principal, sus olres y especies en suspension sirven de barrera al extranjero, impidiendole practicamente respirar para que no salga de la via principal. Desisitimos de callejear por aquí y ponemos rumbo a la Jama Masjid, la mezquita que refleja el mundo. Llegamos en plena hora de oración, con lo que la subida a la torre (121 escalones) esta cerrada. Va a ser la una y el hambre o más bien las ganas de sentarnos en algun sitio fresco nos hace tirar de guía para encontrar un sitio de buena comida local, picante como ella sola! Barriga llena, corazón contento! Asi que pillamos un tuk-tuk que nos lleve al parking donde tenemos las motos y por lo siguiente en la lista para ver.

Rumbo a Gurdwara Bangla Sahib, el GPS decide que nos falta emoción y que uno no puede deir que ha ido en moto por la India si no se ha cruzado Old Delhi a lomos de una. Si a pie es caotico, con la moto es aún más complicado. Choco con no menos de 5 bicis, motos y tuk-tuks, aunque el golpe se lo llevan los hierros de las maletas asi que hago como si nada y tiro para adelante. Despues de una hora y de habernos saltado alguna indicación ya que la calle que tocaba aún era más estrecha que por donde ibamos, estamos de nuevo en el punto de salida: el Fuerte Rojo!

Desistimos de las dos primeras paradas y nos vamos a por la Puerta de la India, un must en todas las guías, un truño que te puedes saltar en una visita corta a Delhi. De ahí, deshidratados por el calor, ponemos rumbo a la Tumba de Humayun, el broche perfecto para relajarse contemplando la puesta de sol despues de un día intenso por las calles de Delhi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s