Paraíso e infierno

 

Orígen: San Carlos de Bariloche (10:30h)           
Destino: Villa La Angostura (20:00h) 
Km: 470.4          Tiempo: 6:53h      Consumo: 5.1 l/100Km
Alojamiento: Hostería ACA 1300 ARS (-20% en efectivo)

La ruta 40 se ha metido de lleno entre mis carreteras favoritas para ir en moto. Curvas rapidas enlazadas con buen asfalto y paisajes hermosísimos; es el paraíso para los moteros! Claro que luego dejas de estar protejido por los avetos, recorriendo a la vera del lago y te sorprende una rafaga de aire que te cruza la carretera entera. Y es ahí cuando la ruta 40 se convierte en un @#$%&!!! infierno. No hay nada peor para ir en moto que el viento, almenos para mi. Me pone tenso, inseguro, se me contractura la espalda y lo paso mal, muy mal. Prefiero que caiga el diluvio universal antes que que sople algo de aire.

El plan era bajar hacía El Bolsón. Siempre me ha llamado la atención el nombre. De ahí me habían recomendado llegar a Esquel por la 71, rodeando el lago Fatalaufquen. Salgo tarde, como viene siendo la norma. Anoche me acoste tarde poniendome al día con el blog y no he dormido bien. Un viento huracanado no ha dejado de soplar en toda la noche y hasta me daba la sensación que mecía la cama. El pronóstico del tiempo es lluvia y viento, pero la suerte me vuelve a sonreir y me pongo en marcha cuando el viento afloja y aunque está nublado, no llueve. Ignoro al GPS y bordeo el lago para salir de San Carlos de Bariloche con lo que me veo metido en una pista de ripio. Son sólo 5km y hoy estoy más fresco que ayer, así que a disfrutar!

Ya en la ruta 40 empieza a chispear. Lo bueno de que llueva es que parace que el viento ha desaparecido por completo. Me paro en una estación de servicio, la única que hay en toda la carretera hasta El Bolsón, y me enfundo mi traje fosforito bien discreto. Aprovecho a llenar, aunque debería tener autonomía suficiente, y me pongo en marcha nuevamente. Creo que mi traje de lluvia funciona de una forma diferente a los otros que he tenido. Normalmente son de un plásctico más o menos grueso que hace que el agua no cale y así no te mojas. Este lleva una función extra incluída y es que es capaz de disipar la lluvia. Las dos veces que me lo he puesto ha dejado de llover cuando al poco de acabar de ponermelo!

img_20161210_203214

Sin lluvia, sin viento, disfrazado de amarillo, la ruta 40 es el paraíso en la tierra: lagos, laderas verdes, arbustos amarillos y violetas, rayos de sol que se cuelan entre las nuves. Quiero rodar aquí siempre! Los algo más de 100km que separan estas dos ciudades se me pasan volando. Ya estoy en El Bolsón! La ruta 40 atraviesa el pueblo si permitir ver nada interesante. Pero en una tienda de empanadas, me quito el traje de agua y aprovecho para picar algo. Mientras espero las empanadas (las hacen al momento), me fijo en el mapa de la Patagonia que tienen en la pared. Y si, ya que voy hasta Esquel, cruzo a Chile por ahi y me acerco a Chaiten, pillo un ferry hasta Chiloé y luego subo por Puerto Montt? Yo creo que en tiempo me da! No se los horarios de los ferrys, no se el estado de las carreteras, no se que me voy a encontrar…. Ok, vamos para ahí!!

Salgo de El Bolsón y la energía se me va a los suelos rápidamente. La ruta 40 que conocí cambió a aburridas rectas y lo peor de todo es que un aire infernal ha empezado a soplar! No puedo avanzar a mas de 40Km/h por la tensión. Que estoy haciendo? La idea es disfrutar del viaje y aunque a veces para llegar hay que sufrir, mi objetivo no es Ushuaia ni bajar tan al sur. Yo me conformaba con El Bolsón y luego cruzar a Pucón, todo esto esta de más. Así que paso, no me apetece. Me doy medía vuelta y miraré lo del lago Fatalaufquen. La ruta 71 empieza igual: una larga recta y mucho aire. Pues va a ser que tampoco! Media vuelta de nuevo y a El Bolsón.

En El Bolsón no hace aire y hace un sol hermoso! Me salgo de la 40 para recorrer un poco el pupeblo y me encuentro con una feria de artesanos. El pueblo me da la sensación de ser la meca de mochileros, esta lleno! Hay muy buen ambiente y el día acompaña a estar en el parque. Que no me quedaré aquí? No, he decidido volver a Villa La Angostura a hacer noche, así mañana será un trámite hasta Osorno o Puerto Varas. Estoy cansado y necesito un dia suave para recuperar.

20161210_173310

A medida que me voy acercando a Bariloche, la temperatura va bajando y el viento augmentando. Hace frío y no me he puesto la camiseta térmica por huevón! Almenos he cerrado las cremalleras del traje. El GPS me evita entrar en Bariloche, pero necesito repostar o no llego a Villa La Angostura, con lo que me toca dar medía vuelta. Ains que si hubiera entrado por el lago me hubiese ahorrado un buen tiempo de frío! Lleno en Bariloche, me tomo un café y confiado en que el tiempo mejorará por que ayer en Villa La Angostura hacia calorcito, sigo sin abrigarme más. Error! El viento va cesando a medidad que te acercas a Villa La Angostura, pero el frío no. No hay otra que sacarle provecho a los puños y asiento calefectables, pero aun así llego a Villa La Angostura helado!

Villa La Angostura es un pueblo turístico para gente con pasta. Hay infinidad de alojamientos, hosterías y cabañas a la vera del lago, pero los precios son altos. Me quedo en uno céntrico más barato que el que había encontrado en booking como más barato y que encima estaba a las afueras. Hoy pienso cenar bién: cordero y malbec! Mañana me espera Chile!

Bola extra: Al darme cuenta del kilómetro de la ruta 40 en el que estaba, me propuse hacerme una foto (vale, robarme) en el hito correspondiente al kilómetro 1977, pero alguien se me adelantó! No hay hito 1977 en la ruta 40! Me tuve que conformar con hacerme la foto en el 1979 😦

20161210_170930

Los 7 lagos

 

Orígen: Junin de los Andes (10:30h)           
Destino: San Carlos de Bariloche (20:0h) 
Km: 312.0          Tiempo: 5:38h      Consumo: 5.6 l/100Km
Alojamiento: Hostería Piuke 600 ARS

Hoy toca una etapa corta, unos 475 km. Quiero ir a Bariloche por la ruta 40, el camino de los siete lagos y luego acercarme hasta El Bolsón  para volver a hacer noche en Bariloche (que rima!). Eso me permite salir aún más tarde y tomarme el día con mucha calma.

dsc00458
San Martín de los Andes

 

La carretera hasta San Martín no tiene nada especial, pero cuando llegas ahí la cosa cambia. Desde Junin entras a San Martín de los Andes por una avenida arbolada llena de colores. Las casitas de madera con tejado a dos aguas completan el típico pueblo de montaña con pasta. Pero cuando llegas al final de la avenida, ahí donde se acaba el pueblo y pillas la ruta 40, ahí aparece un lago inmenso, con su playita y su puerto de barquitas de vela. Es de postal! Postal que todo el mundo aprovecha como fondo de la suya, entre ellos un grupo de unas 20 motos con matrícula chilena.

No me detengo y empiezo la subida, seguro que desde arriba se ve mejor! Y así es, cada curva dan ganas de parar a sacar una foto. Se me plantea un dilema, estar pendiente del espectacular paisaje o disfrutar de las primeras curvas de Paraguaçu! Después de casi tres años sin enlazar curvas, me siento un poco rigido en las primeras, pero poco a poco vamos cogiendo el ritmo. La carretera es una gozada! Bien asfaltada, ancha y sin excesivo tráfico, aunque se nota el puente. Los miradores regalan unas vistas increibles, cascadas, lagos, rios y picos aun nevados.

Extasiado llego a Villa La Angostura. Podría repetir la ruta otra vez y no me cansaría! Otra? Mil veces! Pero visto que el día va tan bien, perfiero darme un homenaje y comer bien. No sólo se trata de hacer kilómetros en moto! Busco una parrilla y ataco un buen cordero patagonico con unos riñoncitos de entrada y una buena copa de malbec. Ahora si ha sido un dia redondo! Creo que me salto El Bolsón, ya bajaré mañana y de paso me acerco hasta Esquel que me han dicho que el lago Futalaufquen es espectacular, con lo que me queda media horita  de paseo y luego relax, por fin! Espera, y si voy por Villa Traful? Es una carretera de ripio que bordea el lago con el mismo nombre y que va a parar a la ruta 237. Venga vamos!

El comienzo de la pista no puede ser más espectacular! una pista con buen ripio se adentra entre medio de un denso bosque. Conecto el modo off-road, me pongo de pie y me dispongo a circular con tranquilidad por la pista. Las piernas no estan para muchos trotes despues de los kilómetros acumulados. Me duele todo y me cansa mucho eso de ir de pie. Por lo menos las vistas valen la pena. Poco a poco voy pillando soltura en las curvas, apoyando en el estribo interior y derrapando un poco. No quiero darle caña. No tengo como reparar un pinchazo y llevo mucho peso detras. Llevo una hora de ripio y se me está haciendo eterno. Ademas se ha girado aire y me llevo algún susto. Por fin termina el ripio! No sé como voy a hacer las etapas de Bolivia si este trozo en buen estado me ha dejado así! Pillo el ansiado asfalto de la 237 y me relajo. Una horita más y estoy en la ducha. Pero el viento no cesa! Las ráfagas me sacan del carril por suerte cuando no hay nadie en el sentido contrario. Creo que es el peor viento con el que he conducido, voy a 70Km/h con el cuerpo fuera de la moto y aun así me cuesta mantenerla recta.

Por fin en Bariloche, el hotel que he visto durante la comida esta en las afueras. Me apetece uno más céntrico; quiero una ducha ya! Así que entro en una cervecería y googleo en busca de una alternativa. Eso de que la gente tenga puente ha dejado la región sin plazas hoteleras: o son muy caras o son para grupos. Finalmente encuentro una cerca de la cervecería: cuarto piso sin ascensor, el wifi no llega a la habitación, sin tele… me la quedo!

La aburrida Pampa

 

Orígen: General Acha (10:00h)           
Destino: Junin de los Andes (21:45h) 
Km: 853.8          Tiempo: 9:59h      Consumo: 5.9 l/100Km
Alojamiento: Hotel Alejandro 1 700 ARS

El día amaneció fresco y soleado, ideal para un día largo de moto. Aunque de nuevo la idea es ponerme en ruta temprano para atravesar la Pampa y llegar a Bariloche, el tiempo se me va de las manos y se me vuelven a hacer las 10h!

La Pampa es algo que medio me asusta. Me da miedo quedarme sin gasolina, tener un pinchazo o una averia en medio de la más inmensa nada que es la Pampa. Tengo dos opciones para ir a Neuquen: la ruta 20 (la ruta del desierto) o seguir la 152  hasta encontrar la ruta 22. En ambas, la distancia que marca Google entre gasolineras es mayor a mi autonomina y no llevo galon de repuesto, no esperaba necesitarlo hasta Bolivia. Gamin me propone la 152. Google la 20. Los lugareños la 20. De nuevo Garmin queda en evidencia. Quizas hoy podría ser un buen día para escribir sobre la porquería de mapas de Garmin en sudamérica: se presentaba una etapa aburrida y sin emociones. Visto que debría ir por la 20, busco en internet y encuentro una web que si me marca gasolineras en los puntos intermedios. Salvado! Cargo y a la conquista del desierto.

La ruta 20 es una inmensa recta de 200km que atraviesa una planicie verde sin nada que pueda llamarte la atención para evitar caer en la más absoluta deseperación y aburrimiento. Ademas, el viento del norte es constante, con lo que hace estos 200km agotadores. Después de dos interminables horas, por fin llega el cruce del desierto. Una gasolinera en medio de la nada, al más puero estilo Mad Max, se erige como el oasis soñado. Ruta 20 superada! Un poco más y estamos en Neuquén.

En un principio, cuando planeé la ruta en Brasilia, en Neuquén hacía noche. Pero son sólo las 15h y voy con un día de retraso sobre los planes iniciales, así que sigo rumbo San Martin de los Andes. No creo que llegue, pero a ver si almenos me quedo cerca y mañana puedo hacer un poco de la mítica ruta 40: el camino de los siete lagos entre San Martin de los Andes y Villa La Angostura. Por el camino me encuentro bastantes «motoqueros» argentinos con destinos similares. Hoy es festivo aquí también y mucha gente tiene puente el viernes. Tambien me cruzo con no menos moteros en el otro sentido. Estos, a juzgar por la moto y la carga, probablemente estan de algo más de un fin de semana largo. Imagino que muchos volviendo de Ushuaia o de la carrtera austral chilena.

dsc_6960

Sigo avanzando por la 237 y se nota que la cordillera se acerca. El aire es más fresco, aunque el termometro de la moto sigue marcando 31ºC. El paisaje sigue siendo un manto verde de arbustos, pero a lo lejos se dibujan unas prometedoras montañas. La carretera sigue teniendo rectas inacabables, pero se insinua alguna curva preambulo de las que estan por venir. Y en estas que dejo la 237 para ir dirección a Junin de los Andes, a aproximadamente una hora de San Martin y zas! Ahí aparecen los Andes. Al principio timidamente: cuatro curvas enlazadas entre unos montes «bajos» (estamos a unos 800 msnm). Luego el aire cambia totalmente de densidad, un perfume a nosequé me invade el casco. Y por último, con todo su esplendor, el volcan Lalin con su cumbre nevada de tonos rosados y lilaceos por el atardecer, se presenta en el horizonte cual estrella polar. Curvas, lagos, vegetación en aumento y de nuevo el sol, coqueto, que se despide de mi haciendome perder el sentido y resignandome de nuevo a rodar de noche.

Llego a Junin. Pregunto en un par de hoteles y me acabo volviendo al primero. Eso sí, aunque sea tarde hoy me voy a cenar bien, por fin estoy en los Andes!

Rumbo a la Pampa

Orígen: Mercedes (09:45h)           
Destino: General Acha (20:45h) 
Km: 690.9          Tiempo: 7:57h      Consumo: 6.6 l/100Km
Alojamiento: Hotel Traful 400 ARS

De Mercedes a Bahía Blanca hay más o menos lo mismo que hasta Santa Rosa. El plan original era Santa Rosa. Había contactado con un par de couchsurfers y me apetece probar esa experiencia. Hugo me había recomendado la ruta por Bahía Blanca. Soy un huevón! Lo echamos a cara o cruz? Cara: Bahía Blanca; Cruz: Santa Rosa…. Pues salió canto! Gero me había nombrado el lago Epecuen y las fotos de la ciudad inundada eran de lo más interesante. Así que abandono la ruta 5 para pillar la 65 y luego la 60 rumbo a Carhue.

Tanto la 65 como la 60  son carreteras provinciales,  sin mucho transito pero con un buen asfalto.Rodeadas de grandes fincas, la imagen me recuerda a los campos de Castilla pero sumándole los vientos del Bierzo. Aún así, los kilómetros pasan rápido y sobre las 16h estoy entrando en Carhue.  Me tomo un extraordinario helado de menta-chocolate y me voy rumbo al lago en busqueda de las fotos que he visto. Obviamente, los caminos que rodean el lago no estan asfaltados. Combinan tierra dura con iedras sueltas, gravilla, barro seco como arcilla y arena fina como las playas del Mediterraneo. Pongo el modo off-road en la centralita y me pongo en pie listo para examinar los alrededores en busqueda de las fotos que había visto. Por más caminos que me meto no soy capaz de encontrar las ruinas. Esto me pasa por tonto, por no mirar cuando tenía datos su ubicación exacta, xq seguro que he estado cerquita.

De aquí subir a Santa Rosa o bajar a Bahía Blanca son unas dos horas, pero lo más recto para mi destino final es ir a buscar la 152 por General Acha. Además, ahí hay uno de los hospedajes recomendados en un blog dedicado a esto, hospedajes para moteros, así que ya tengo destino! El final de la ruta 60 esta en muy mal estado, con muchos agujeros. Eso, sumado al fuerte viento lateral, hace complicado poder disfrutar del bonito paisaje; me pararía cada 100 metros a sacar una foto! Y cuando el sol empieza a caer, no puedo resisitirme al espectáculo, paro la moto y me resigno a conducir de noche, pero no quiero perderme esta puesta de sol.

Despues de preguntar en las cabañas que había visto en el blog, el propietario me indica que para mi, en solitario, me va a resultar mejor preguntar en un hotel a la entrada del pueblo. El hotel esta bien correcto, el wifi algo justito en la habitación. No sirven cenas, así que me ducho con la idea de salir a picar algo y cometo el «error» de tocar antes la cama. No, creo que no salgo a cenar!

Encuentros que cambían tu día

Orígen: La Cruz (08:45h)           
Destino: Mercedes (20:00h) 
Km: 763.6          Tiempo: 7:44h      Consumo: 6.9 l/100Km
Alojamiento: Gran Hotel Mercedes 700 ARS

Hoy tenía que ser una entrada corta. Mi objetivo era llegar lo más al sur posible, lo más cerca de Bahía Blanca que pudiera, y para eso tocaba pillar la ruta 14 (autopista) y enroscarle. La previsión era de una etapa larga y aburrida como las que me esperan hasta llegar a Bariloche, pero de repente, en uno de los muchos controles policiales que hay a lo largo de la ruta, una pick-up se salta la mediana y se da a la fuga en contra dirección a «toda velocidad». Concretemos un poco más: a todo lo que daba la destartalada camioneta! Rapidamente los policías del control se montan en su coche y van tras él, al que interceptan unos cinco kilómetros más adelante. Ya está, esta era la anécdota del día, lo que iba a hacer el día diferente, hasta que kilómetros más tarde me pasará lo mejor!

Mi otro objetivo del día, era conseguir una nano sim. En Brasil no me activaron el roaming y en Paraguay me toco estar sin datos ni telefono, y no es algo recomendable si viajas solo en moto. Ayer lo intenté en tres areas de servicio, pero todas tenian sim normal o microsim. Y en estas estaba, parando más de lo que me gustaría y preguntando en cada parada cuando en una gasolinera veo una moto cargada hasta los topes. Si en casa me hace ilusión cruzarme con motos que viajan, aquí aún más! Se trata de Lina María (Ly Viajera), una colombiana que lleva 11 meses dando un paseo por sudamérica con «La Guerrera». Le llevó 10 meses llegar a Ushuaia y ahora va rumbo Paraguay, donde pasará las fiestas con la familía que no ve hace un año, para después continuar rumbo a casa.

20161206_162956.jpg
«La Guerrera» con la que Ly recorre sudamérica.

Me comenta que su paciencia ha mejorado mucho y que sin correr también se llega a los sitios. A mi no deja de asombrarme como puede ser encarar jornadas de 700km o las inacabables rectas argentinas, sumadas al fuerte viento patagónico, montado en una moto así, sin gps, sin intercomunicadores para escuchar música, sin poder pasar de 80km/h! Y es que al final, Ly,  al igual que Yago o muchos otros que he descubierto desde que estoy en sudamérica, es un ejemplo claro de que lo único que se necesita para hacer ese VIAJE en moto son ganas.

Salgo emocionado del encuentro casual y tal y como me reincorporo a la autopista, zas! dos parejas también en ruta. Son dos motos pequeñas que no logro reconocer y que pasarían por gente de la contrada en un desplazamiento rutinario, pero su equipación, las pegatinas de los parabrisas y su remolque, les delata! Cómo mola encontrarse gente viajando en moto «igual» que uno mismo.

bldsc08949

Con las pilas cargadas por las casualidades llego a Zarate. Ay! Si tuviera una semana más me metía para Buenos Aires! Pero no la tengo y BsAs ya la conozco, así que voy a ir a buscar la ruta 5. Me había planteado llegar a Mercedes, me deja bien colocado para llegar mañana a Bahía Blanca. Mercedes es una ciudad colonial, de edificios bajos distribuidos en una cuadrícula y con mucha vida en la calle para ser un martes. El gps me lleva al Gran Hotel Mercedes, y aunque seguramente hay opciones más económicas, necesito pagar con VISA, así que aquí me quedo!

PD: Mi objetivo secundaario, lo del nano sim, sigue siendo una misión imposible! Creo que me va a tocar hacer de McGiver y cortarme yo mismo uno.

Argentina

Orígen: Encarnación (16:00h)           
Destino: La Cruz (20:00h) 
Km: 285.9          Tiempo: 5:03h      Consumo: 5.5 l/100Km
Alojamiento: Hotel Del Rio 400 ARS

El día amanece soleado y pesado. Tengo deberes: he de conseguir una carta verde para circular por Argentina y al ser Paraguaçu brasilera, no la puedo conseguir en la frontera, la tengo que traer de su país de orígen. Mi corredor de seguros en Brasil me dice que no puede hacermela por haber salido ya del país, pero encuentro una por internet que parece que me sirve. Grrrrrr! El pago no es con tarjeta sino con adeudo en cuenta brasilera. Suerte que me abrí una cuenta en Brasilia antes de salir! Pero, qual es mi número de cuenta? Tengo un correo de cuando la abrí donde se enmascaran tres números, así que sólo son 1000 posibilidades! Por suerte mi memória aún funciona y a la tercera acierto el número de cuenta. Mientras me confirman el seguro, Hugo me plantea una alternativa: salir rumbo Santo Tome, cruzar a Brasil, hacerme la carta verde y luego seguir por la ruta 14 hasta lo más al sur que pueda. En el fondo esa es una de las rutas que había mirado para ir hacía Santa Fe en su dia, no es un mal plan!

Quedarme un día más en Encarnación también es una idea que em está rondando por la cabeza. Ayer no llegué a tiempo de ver las misiones jesuíticas y aunque hace diez años vi las del lado Argentino, podrían ser una buena visita. También quiero ver la catedral, que anoche desde la costanera se veía tan bien iluminada. Se me está tirando el día encima y el calor es totalmente sofocante. También me falta encontrar una banderita de Paraguay para Paraguaçu. Voy primero a la catedral, que esta cerca, a por las pegatinas, que seguro que ahí habrá y luego miro que hago con las misiones. Meeec! La catedral de día no tiene nada de especial, las pegatinas son una misión imposible y a las misiones ya no me da tiempo a no ser que haga ootra noche aquí. Yo quiero mi pegatina!! Pués si no las venden, me las fabrico! Así que me voy a una imprenta a que me hagan una. Por el mismo preció me hacen veinte! Y ahora que hago yo con las que me sobran? Pues se las llevo a Hugo que seguro que las puede repartir a viajeros como yo que lleguen a verle.

Hugo no puede creer que aún esté en Encarnación! Son casi las cuatro de la tarde! Ya que estoy ahí, me acompaña a la aduana y así da una velta y se asegura que no me pierda. Aquí la frontera si es evidente, es el Paraná. Sobre él se consturó un puente en los 80 (inagurado en los 90) para unir Argentina y Paraguay, Posadas y Encarnación. La cola de coches intentando entrar a Argentina ocupa tooooodo el puente y eso son más de 2.5Km!! Por suerte las motos tienen una fila especial a la izquierda de la aduana argentina, con lo que si vas en moto enciendes los warning y te saltas el atasco como un campeón! Hugo me deja en la cola de motos y se vuelve para Paraguay. Si alguna vez rodáis por Paraguay, no dudéis en contactarlo, es un capo y seguro que os echa una mano en lo que necesitéis!

La fila de motos me tiene 40 minutos al sol, pero estoy en Argentina! Por suerte hice la cola sin el traje puesto, así que una vez hechos los tramites, me enfundo mi disfraz y rumbo Santo Tome. Me habían dicho en Posadas que la ruta no era muy buena hasta Paso de los Libres, que la 14 se convierte en autovia, pero la verdad es que el asfalto esta en muy buen estado. Se atraviesan grandes extensiones de bosques, de «oxigeno gratis» que rezaba el cartel. Es dificil resistirse a la tentación de pararse y disfrutar y he decidido cambiar el chip de estos días, algo presionado por mi propio plan y por las obligaciones de llegar al destino establecido antes de salir. He decidido volver a lo que siempre había considero en mis viajes en moto: coger la carretera y disfrutar y buscar alojamiento donde me caiga la noche. Y la noche me cayó! Y me cayó en medio de la nada! La carretera ya no era tan apetecible, algun agujero o rodera me hacía llevarme algún susto. Con las de posición sólo no veía y con las de niebla creo que deslumbraba a los coches que venían de frente. Me estava quedando sin gasolina. Pero el anochecer también dejaba un cielo de mil colores espectacular. Así que siguiedo a un camión cisterna que me hacía de guía, llegué a La Cruz, que el GPS me decía que tenía gasolinera. Es un pueblo ribereño con el rio Uruguay y despues de respostar pregunté por un hotel. No parece ser un pueblo muy turístico por los hoteles que me había cruzado camino de la gasolinera, pero despues de salir del que me indicaron en busca de uno que si tuviera wifi, un chico me dijo en voz baja que me acercara al rio y preguntara ahí, que había uno nuevo que me iba a gustar. Hotel? Cerca del rio? aquí no había nada más que casas. Preguntando llegué a una casa nueva, grande, de donde salió un chico y me dijo que sí, que esto era el hotel. Esceptico entré y me llevé la gran sorpresa! Hotel bien de precio, con parking y restaurante para cenar!

Pensando en Bolivia

Cuando acepté venir a Perú y pensé en traerme la moto, sólo tenía una cosa en la cabeza Uyuni y el camino a los yungas (la antes conocida como carretera de la muerte). Tenía previsto que fuera mi primera salida de Perú con la Explorer, pero las circunstancias me llevaron camino de Ecuador con las funestas consecuencias para la pobre Explorer. Ahora, casi un año después, con una moto totalmente diferente, vuelvo a poner Bolivia en el punto de mira.

Bolivia

Pero a diferencia del año pasado en que me conformaba con llegar a San Pedro de Atacama y de ahí volverme hasta Tacna, este año quiero llegar hasta Santiago de Chile. El tema es que para esas fechas está el GP de Termas de Río Hondo y con lo que me gustan a mi los poyaques, poyaque estoy por el sur de Bolivia, en 3 días más me planto ahí! Y claro, habrá que buscar un sitio donde embarcar la moto de vuelta, con lo que poyaque estoy ahí, Santiago de Chile no pilla tan lejos!

 

17/03/2016 Juliaca Copacabana 186 Ver mapa
18/03/2016 Copacabana La Paz 154 Ver mapa
19/03/2016 La Paz Caranavi 198 Ver mapa
20/03/2016 Caranavi San Borja 200 Ver mapa
21/03/2016 San Borja Trinidad 238 Ver mapa
22/03/2016 Trinidad Santa Cruz 554 Ver mapa
23/03/2016 Descanso
24/03/2016 Santa Cruz Sucre 481 Ver mapa
25/03/2016 Sucre Potosi 156 Ver mapa
26/03/2016 Potosi Uyuni 205 Ver mapa
27/03/2016 Uyuni San Pedro de Quemes ~230
28/03/2016 San Pedro de Quemes Desierto de Siloli ~230
29/03/2016 Desierto de Siloli San Pedro de Atacama ~230  Ver mapa
30/03/2016 San Pedro de Atacama Salta 521 Ver mapa
31/03/2016 Salta Termas del Río Hondo 393 Ver mapa
01/04 – 02/04 GP Argentina
03/04/2016 Termas del Río Hondo La Rioja 407 Ver mapa
04/04/2016 La Rioja Mendoza 650 Ver mapa
05/04/2016 Descanso
06/04/2016 Mendoza Santiago de Chile 373 Ver mapa