Split

Origen: Sarajevo (11:44h)           
Destino: Split (18:14h) 
Km: 265.4         Tiempo: 4:33     Consumo: 4.6 l/100Km
Alojamiento: Central Luxury Rooms Izidor 57,80 EUR

Después de una visita rápida al centro de Sarajevo para verlo de día pongo a Croacia. Solucionados los problemas con el GPS intentaremos que la ruta sea algo más divertida que ayer. No es difícil, Bosnia, sin grandes alturas, es bien montañosa y las carreteras en general están en un estado más que decente para disfrutar del día. 

No me resigno a irme de Bosnia sin hacer alguna pista, así que cuando veo una que se adentra en las montañas a mi derecha y compruebo por el GPS que va a parar a la misma carretera por la que he de ir, no lo dudo y me meto por ella. No llevaba ni dos kilómetros de pista cuando, después de parar a echar una foto, veo que las pinzas de freno delantero no están sucias como el resto de la horquilla si no que tienen un brillo sospechoso. He reventado la horquilla y ambas barras regaliman aceite cayendo directamente en la pinza de freno. Ante este panorama, me doy media vuelta y vuelvo al asfalto intentando utilizar el freno delantero lo menos posible. 

20180917_144232

Cuando aún creía que me faltaba un buen rato para entrar en Croacia, es tomar una curva y encontrarme de lleno en la frontera. Me faltan dos horas hasta Split y (creo) hay un ferry que sale a las 20h; si pillo la autopista llego al ferry y dado el estado del tren delantero no es un mal plan. He leído muy malas críticas de los ferrys croatas hacia Italia así que la idea es pillar cabina que total son 20€ más. Cómo no estoy seguro de poderla pillar si compro el billete en ventanilla a última hora y luego hacer el upgrade en el mismo barco es bastante más caro (o así fue en el de Bari – Igoumenitsa) paro en un área de servicio para comprarlo por internet. Listo! Espera! Que la confirmación del billete dice que es para mañana martes! He puesto en el buscador la fecha de hoy, estoy seguro! Pues hoy no hay ferry desde Split y la web me ha dado el del martes y yo he confirmado sin mirar. El lunes es desde Dubrovnic. No hay otra, pasaremos un día en Split, pero si lo llego a saber no pillo la autopista.

20180918_190646

Split está llena de turistas y eso se nota en los precios y en lo agobiante que puede resultar pasear por los alrededores del palacio Diocleciano, el centro histórico. Aún así, perderse por sus callejuelas o sentarse a leer un rato en los escalones del palacio es altamente recomendable.

Sarajevo

Origen: Majdanpek (10:53h)           
Destino: Sarajevo (19:13h) 
Km: 480.1         Tiempo: 7:10     Consumo: 4.8 l/100Km
Alojamiento: Hotel Astra Garni 100,50 BAM

Tengo dos días para llegar a Split y pillar el ferry a Ancona. No son muchos kilómetros, apenas unos 750, pero la estimación que hace google son unas 15 horas con lo que la idea es tirar lo más recto posible. Cargo la moto y me pongo en marcha mientras el GPS carga la ruta programada en el ordenador. Error: no se puede calcular la ruta. Ya estamos, si añadí los mapas de Bosnia que me faltaban! Pues resulta que los mapas bajados de openstreetmaps para los Balcanes tienen el mismo nombre genérico que otro que ya tenía descargados y eran de otra región y aunque en el ordenador si se había actualizado a la hora de transferirlos al GPS no ha detectado que eran diferentes y no los ha pasado. No tengo mapas en papel, no tengo mapas ruteables en el GPS y no tengo datos para mirar google maps; hoy toca seguir los carteles por la ruta que el destino decida.

Y es así como la divertida carretera con la que me recibió Serbia queda en el recuerdo y me muevo por carreteras secundarias pero sin ningún atractivo especial. Campos, casas aisladas, montañas lejanas y algún pueblo más principal. Justo es cruzando uno de estos, en un semáforo, que veo un montón de carretas en un descampado. Es una competición! Con un formato similar a los concursos de saltos en que los caballos han de ir saltando obstáculos y gana el que lo hace en menor tiempo derribando el menor número de obstáculos, aquí las carretas tiradas por dos caballos han de pasar entre una serie de puertas sin tocarlas en el menor tiempo posible. Nunca había visto a una carreta derrapar! La verdad que es más divertido de lo que parece, pero el calor aprieta y quedan muchos kilómetros por delante. 

Sin darme cuenta estoy en la frontera con Bosnia. El paso es rápido, ni me hacen quitarme el casco, pero Bosnia tampoco pone sello en el pasaporte. Es entrar en Bosnia y la carretera se mete de lleno en las montañas haciéndose mucho más divertida.  El  plan es hacer noche cerca de Sarajevo, pero ya que el día ha sido bastante aburrido, quizás mejor hacer noche en la ciudad y así ver algo interesante. Sarajevo estuvo sitiada durante 4 años y los efectos de la guerra aún se notan 25 año después. Muchos de los edificios han maquillado los impactos de balas, pero cuando bajas la colina que te lleva al centro es fácil ver todavía muchas fachadas desconchadas por los tiros. Busco hotel céntrico y me voy a callejear por el casco antiguo. La influencia turca es evidente y el centro, construido alrededor de la plaza Baščaršija es como un bazar lleno de callejuelas donde se amontonan las tiendas de souvenirs, las teterías o  los restaurantes donde comer el típico börek turco por menos de dos euros al cambio. Hay un ambientazo para ser domingo noche y si no fuera por que no me gustan, la tentación de sentarme en una de las concurridas terrazas a fumar una sisha es grande.