Aconcagua

Origen: Valparaíso (10:20h)           
Destino: Penitentes (20:30h)
Km: 309.3          Tiempo: 5:55h      Consumo: 5.4 l/100Km
Alojamiento: Refugio Cruz de Caña 50 USD

Tenemos nuevo finalista! Ser la montaña más alta del mundo fuera del Himalaya se lo pone fácil, pero se ha ganado el titulo con holgura y eso que no me han dejado entrar con Paraguaçu para hacernos la foto!

En Valparaíso hoy era festivo, con lo que las casa de cambio estaban cerradas y el parking solo se puede pagar en efectivo, con lo que me he quedado sin pesos. El aeropuerto de Santiago está más o menos de paso, así que decido incluirlo como primera parada. Pillo la autopista y en poco más de una hora estoy ahí! Aprovecho y cambio los pocos reales que me quedan y algunos dolores para tener pesos suficiente para los posibles peajes/comidas del camino y de la próxima semana que vuelva a Chile para ver San Pedro de Atacama.

Hace un sol sofocante, me duele el culo a pesar del airhawk que conseguí en Sao Paulo, no llevo agua y estoy en ayunas, pero una sonrisa se me dibuja debajo del casco. Vuelvo oficialmente a rodar, lo de Valparaíso fue una escapada vacacional. Y vuelvo por la puerta grande: el paso Libertadores y sus increíbles caracoles! Nada más y nada menos que 30 curvas de 180º para ganar un desnivel de unos 2000m.

Por fin dejo la autopista y pongo rumbo al oeste. La intención es saltarme el túnel y cruzar la frontera por el Cristo Redentor de los Andes. Me han dicho que son unas 4 horas subir y bajar a mi ritmo: trote cochinero. El GPS es más optimista y me dice que en mucho menos estoy en la ducha; angelito! Después de repostar y estrenar el bidón que me adelantaron los reyes magos, llego a los famosos caracoles! Un cartel informa que estas en la curva 1 y luego en la 2 y en la 3… vale, todas las curvas están numeradas! La pendiente es pronunciada y hay bastante trafico en ambos sentidos. Hace viento y el piso está algo resbaladizo. Soy un cagueta que genera caravana, solo adelanto a los camiones que los pobres no pasan de 10km/h y a un par de ciclistas que están parando a beber agua. Aprovecho y paro con ellos y así no me adelantan 😛

En teoría después de la frontera chilena y antes del túnel está el desvío que sube al Cristo. La bajada está justo antes de la frontera argentina, con lo que si la salida es rápida igual aún me da tiempo de intentarlo. Ops! La frontera chilena se ha movido a Horcones unificándola con la argentina. ¿Eso está antes o después de la bajada del Cristo? En el primer capítulo de “Diario de un nómada” Miguel cruza por el Cristo y no hace un cruce formal de la frontera. Total, son casi las 16:30h, con lo que también es algo justo intentar subir al Cristo (he dicho ya que soy un cagueta?) . Cruzo por el túnel y como la idea es dormir en Puente del Inca, mañana madrugo y hago un sube y baja al Cristo!

Si la subida está presidida por cimas nevadas, la salida del túnel el paisaje cambia y se vuelve en una montaña multicolor! Marrones, verdes, naranjas, azules, amarillos: tienes donde escoger! Tan embobado iba con el paisaje y mirando como poner a Paraguaçu para una buena foto que por poco me salto el desvío que no me quería dejar perder: el Aconcagua! Hay una pista que por internet parece tranquila para hacerla cargado y seguro que hay un fotón ahí! Para entrar en el parque hay que sacar entrada, pero hoy es gratis! La pega es que con Paraguaçu solo puedo llegar al parking a un kilómetro aproximadamente, el resto es un circuito de unos 45 minutos andando. Lo siento bonita, te quedas sin foto! Y menuda foto!

Después del parque esta la aduana. Parece que no hay mucha cola, pues dos horas! Coincido en la cola con Aldo y su hijo que vuelven de pasar año nuevo en Viña del Mar con una Honda Falcon 150 y una Gilera que no tendrá mucha más cilindrada. Aldo es policía en Mendoza, un contacto valioso! Mientras esperamos llegan Mick y Tanya, australianos, tres años de viaje, los dos últimos en Africa donde han hecho casi 67000km. Llegaron a pasar nochevieja a Santiago y van en busca del Dakar para luego bajar a la Patagonia. Que Paraguaçu sea brasilera facilita sus trámites en la aduana, con lo que acabo antes que todos ellos y voy directo a Puente del Inca a ver si hay hospedaje. Hay un refugio de montaña, pero esta completo. A 7 kilómetros está Penitentes y tiene más opciones de hospedaje, así que después de preguntar en el hotel, me voy a un albergue algo mejor de precio. Me incluyen desayuno, cena, una cervecita Andes de litro y conversación amena. No se hable más, aquí me quedo! No hay wifi, no he cargado saldo en la SIM argentina pero no habéis recibido el mensaje de SOS, así que no os preocupéis! Mañana prometo cargar el móvil antes de subir al Cristo.

Los 7 lagos

 

Orígen: Junin de los Andes (10:30h)           
Destino: San Carlos de Bariloche (20:0h) 
Km: 312.0          Tiempo: 5:38h      Consumo: 5.6 l/100Km
Alojamiento: Hostería Piuke 600 ARS

Hoy toca una etapa corta, unos 475 km. Quiero ir a Bariloche por la ruta 40, el camino de los siete lagos y luego acercarme hasta El Bolsón  para volver a hacer noche en Bariloche (que rima!). Eso me permite salir aún más tarde y tomarme el día con mucha calma.

dsc00458
San Martín de los Andes

 

La carretera hasta San Martín no tiene nada especial, pero cuando llegas ahí la cosa cambia. Desde Junin entras a San Martín de los Andes por una avenida arbolada llena de colores. Las casitas de madera con tejado a dos aguas completan el típico pueblo de montaña con pasta. Pero cuando llegas al final de la avenida, ahí donde se acaba el pueblo y pillas la ruta 40, ahí aparece un lago inmenso, con su playita y su puerto de barquitas de vela. Es de postal! Postal que todo el mundo aprovecha como fondo de la suya, entre ellos un grupo de unas 20 motos con matrícula chilena.

No me detengo y empiezo la subida, seguro que desde arriba se ve mejor! Y así es, cada curva dan ganas de parar a sacar una foto. Se me plantea un dilema, estar pendiente del espectacular paisaje o disfrutar de las primeras curvas de Paraguaçu! Después de casi tres años sin enlazar curvas, me siento un poco rigido en las primeras, pero poco a poco vamos cogiendo el ritmo. La carretera es una gozada! Bien asfaltada, ancha y sin excesivo tráfico, aunque se nota el puente. Los miradores regalan unas vistas increibles, cascadas, lagos, rios y picos aun nevados.

Extasiado llego a Villa La Angostura. Podría repetir la ruta otra vez y no me cansaría! Otra? Mil veces! Pero visto que el día va tan bien, perfiero darme un homenaje y comer bien. No sólo se trata de hacer kilómetros en moto! Busco una parrilla y ataco un buen cordero patagonico con unos riñoncitos de entrada y una buena copa de malbec. Ahora si ha sido un dia redondo! Creo que me salto El Bolsón, ya bajaré mañana y de paso me acerco hasta Esquel que me han dicho que el lago Futalaufquen es espectacular, con lo que me queda media horita  de paseo y luego relax, por fin! Espera, y si voy por Villa Traful? Es una carretera de ripio que bordea el lago con el mismo nombre y que va a parar a la ruta 237. Venga vamos!

El comienzo de la pista no puede ser más espectacular! una pista con buen ripio se adentra entre medio de un denso bosque. Conecto el modo off-road, me pongo de pie y me dispongo a circular con tranquilidad por la pista. Las piernas no estan para muchos trotes despues de los kilómetros acumulados. Me duele todo y me cansa mucho eso de ir de pie. Por lo menos las vistas valen la pena. Poco a poco voy pillando soltura en las curvas, apoyando en el estribo interior y derrapando un poco. No quiero darle caña. No tengo como reparar un pinchazo y llevo mucho peso detras. Llevo una hora de ripio y se me está haciendo eterno. Ademas se ha girado aire y me llevo algún susto. Por fin termina el ripio! No sé como voy a hacer las etapas de Bolivia si este trozo en buen estado me ha dejado así! Pillo el ansiado asfalto de la 237 y me relajo. Una horita más y estoy en la ducha. Pero el viento no cesa! Las ráfagas me sacan del carril por suerte cuando no hay nadie en el sentido contrario. Creo que es el peor viento con el que he conducido, voy a 70Km/h con el cuerpo fuera de la moto y aun así me cuesta mantenerla recta.

Por fin en Bariloche, el hotel que he visto durante la comida esta en las afueras. Me apetece uno más céntrico; quiero una ducha ya! Así que entro en una cervecería y googleo en busca de una alternativa. Eso de que la gente tenga puente ha dejado la región sin plazas hoteleras: o son muy caras o son para grupos. Finalmente encuentro una cerca de la cervecería: cuarto piso sin ascensor, el wifi no llega a la habitación, sin tele… me la quedo!

Rumbo a la Pampa

Orígen: Mercedes (09:45h)           
Destino: General Acha (20:45h) 
Km: 690.9          Tiempo: 7:57h      Consumo: 6.6 l/100Km
Alojamiento: Hotel Traful 400 ARS

De Mercedes a Bahía Blanca hay más o menos lo mismo que hasta Santa Rosa. El plan original era Santa Rosa. Había contactado con un par de couchsurfers y me apetece probar esa experiencia. Hugo me había recomendado la ruta por Bahía Blanca. Soy un huevón! Lo echamos a cara o cruz? Cara: Bahía Blanca; Cruz: Santa Rosa…. Pues salió canto! Gero me había nombrado el lago Epecuen y las fotos de la ciudad inundada eran de lo más interesante. Así que abandono la ruta 5 para pillar la 65 y luego la 60 rumbo a Carhue.

Tanto la 65 como la 60  son carreteras provinciales,  sin mucho transito pero con un buen asfalto.Rodeadas de grandes fincas, la imagen me recuerda a los campos de Castilla pero sumándole los vientos del Bierzo. Aún así, los kilómetros pasan rápido y sobre las 16h estoy entrando en Carhue.  Me tomo un extraordinario helado de menta-chocolate y me voy rumbo al lago en busqueda de las fotos que he visto. Obviamente, los caminos que rodean el lago no estan asfaltados. Combinan tierra dura con iedras sueltas, gravilla, barro seco como arcilla y arena fina como las playas del Mediterraneo. Pongo el modo off-road en la centralita y me pongo en pie listo para examinar los alrededores en busqueda de las fotos que había visto. Por más caminos que me meto no soy capaz de encontrar las ruinas. Esto me pasa por tonto, por no mirar cuando tenía datos su ubicación exacta, xq seguro que he estado cerquita.

De aquí subir a Santa Rosa o bajar a Bahía Blanca son unas dos horas, pero lo más recto para mi destino final es ir a buscar la 152 por General Acha. Además, ahí hay uno de los hospedajes recomendados en un blog dedicado a esto, hospedajes para moteros, así que ya tengo destino! El final de la ruta 60 esta en muy mal estado, con muchos agujeros. Eso, sumado al fuerte viento lateral, hace complicado poder disfrutar del bonito paisaje; me pararía cada 100 metros a sacar una foto! Y cuando el sol empieza a caer, no puedo resisitirme al espectáculo, paro la moto y me resigno a conducir de noche, pero no quiero perderme esta puesta de sol.

Despues de preguntar en las cabañas que había visto en el blog, el propietario me indica que para mi, en solitario, me va a resultar mejor preguntar en un hotel a la entrada del pueblo. El hotel esta bien correcto, el wifi algo justito en la habitación. No sirven cenas, así que me ducho con la idea de salir a picar algo y cometo el “error” de tocar antes la cama. No, creo que no salgo a cenar!

Encuentros que cambían tu día

Orígen: La Cruz (08:45h)           
Destino: Mercedes (20:00h) 
Km: 763.6          Tiempo: 7:44h      Consumo: 6.9 l/100Km
Alojamiento: Gran Hotel Mercedes 700 ARS

Hoy tenía que ser una entrada corta. Mi objetivo era llegar lo más al sur posible, lo más cerca de Bahía Blanca que pudiera, y para eso tocaba pillar la ruta 14 (autopista) y enroscarle. La previsión era de una etapa larga y aburrida como las que me esperan hasta llegar a Bariloche, pero de repente, en uno de los muchos controles policiales que hay a lo largo de la ruta, una pick-up se salta la mediana y se da a la fuga en contra dirección a “toda velocidad”. Concretemos un poco más: a todo lo que daba la destartalada camioneta! Rapidamente los policías del control se montan en su coche y van tras él, al que interceptan unos cinco kilómetros más adelante. Ya está, esta era la anécdota del día, lo que iba a hacer el día diferente, hasta que kilómetros más tarde me pasará lo mejor!

Mi otro objetivo del día, era conseguir una nano sim. En Brasil no me activaron el roaming y en Paraguay me toco estar sin datos ni telefono, y no es algo recomendable si viajas solo en moto. Ayer lo intenté en tres areas de servicio, pero todas tenian sim normal o microsim. Y en estas estaba, parando más de lo que me gustaría y preguntando en cada parada cuando en una gasolinera veo una moto cargada hasta los topes. Si en casa me hace ilusión cruzarme con motos que viajan, aquí aún más! Se trata de Lina María (Ly Viajera), una colombiana que lleva 11 meses dando un paseo por sudamérica con “La Guerrera”. Le llevó 10 meses llegar a Ushuaia y ahora va rumbo Paraguay, donde pasará las fiestas con la familía que no ve hace un año, para después continuar rumbo a casa.

20161206_162956.jpg
“La Guerrera” con la que Ly recorre sudamérica.

Me comenta que su paciencia ha mejorado mucho y que sin correr también se llega a los sitios. A mi no deja de asombrarme como puede ser encarar jornadas de 700km o las inacabables rectas argentinas, sumadas al fuerte viento patagónico, montado en una moto así, sin gps, sin intercomunicadores para escuchar música, sin poder pasar de 80km/h! Y es que al final, Ly,  al igual que Yago o muchos otros que he descubierto desde que estoy en sudamérica, es un ejemplo claro de que lo único que se necesita para hacer ese VIAJE en moto son ganas.

Salgo emocionado del encuentro casual y tal y como me reincorporo a la autopista, zas! dos parejas también en ruta. Son dos motos pequeñas que no logro reconocer y que pasarían por gente de la contrada en un desplazamiento rutinario, pero su equipación, las pegatinas de los parabrisas y su remolque, les delata! Cómo mola encontrarse gente viajando en moto “igual” que uno mismo.

bldsc08949

Con las pilas cargadas por las casualidades llego a Zarate. Ay! Si tuviera una semana más me metía para Buenos Aires! Pero no la tengo y BsAs ya la conozco, así que voy a ir a buscar la ruta 5. Me había planteado llegar a Mercedes, me deja bien colocado para llegar mañana a Bahía Blanca. Mercedes es una ciudad colonial, de edificios bajos distribuidos en una cuadrícula y con mucha vida en la calle para ser un martes. El gps me lleva al Gran Hotel Mercedes, y aunque seguramente hay opciones más económicas, necesito pagar con VISA, así que aquí me quedo!

PD: Mi objetivo secundaario, lo del nano sim, sigue siendo una misión imposible! Creo que me va a tocar hacer de McGiver y cortarme yo mismo uno.