Todo tiene su fin

La idea era llegar a Cartagena en moto y enviarla desde ahí. Creía que era el puerto principal de Colombia y que también tendría cargo aéreo, así que busqué en iContainers cotización para marítimo y me volví a poner en contacto con MotorbikeCargo para el aéreo. Para tener más referencias, llamé a Avianca Cargo y fue ahí cuando descubrí que el cargo aéreo es desde Barranquilla y no desde Cartagena. Además no hay forma de contratar el cargo directamente con Avianca y has de hacerlo a través de una empresa; ellos mismos me facilitaron el teléfono de una: CSCargo.

Por iContainers los precios oscilaban entre los 2100 USD por un container completo o 1400 USD por un bulto de medidas aproximadas 2300 x 1400 x 900. El viaje se demora unos 37 días y hay que sumar los costes portuarios en origen y construir la caja en el envío compartido, si pillo un contenedor completo no necesito embalar la moto. Con CSCargo el aproximado son 2100 USD todo incluido.

El otro aspecto a tener en cuenta en el envío es la facilidad para entrar a Paraguaçu (brasileña) en España. Para los que somos residentes en el extranjero, si llevas un mínimo de un año residiendo fuera y el vehículo lo compraste hace como mínimo 6 meses, no has de pagar el IVA ni el impuesto de matriculación para nacionalizarlo. Yo en Brasil llevo inscrito como residente 11 meses, los mismos que tengo a Paraguaçu. Eso sí, antes fui residente en Lima, con lo que llevo más de un año fuera. Si el año para estar exento de impuestos ha de ser en el país de origen del vehículo, me es más conveniente enviarla en barco y así conseguir ese mes que me falta mientras llega la moto. Si esto no es así y has de demostrar un año viviendo fuera sin importar el número de países, prefiero que llegue lo antes posible. Después de consultar en hacienda, me confirman que es el segundo caso, así que precio por precio prefiero enviarla en avión desde Barranquilla.

Mis tiempos para el envío son ajustados, tengo tres días hábiles en Barranquilla antes de irme a pasar Semana Santa a Cartagena de Indias y de ahí volar a Lima como escala previa a mi regreso a Barcelona. Por suerte, la gente de CSCargo se está poniendo las pilas después de algunos retrasos al inicio del proceso. El lunes voy a la oficina de ellos para ponerme al día; aunque han enviado alguna otra moto, sobretodo a Panamá, me da la sensación de que no tienen mucha experiencia en el asunto pero aun así conseguimos la aprobación de Avianca para llevar la moto el día siguiente al almacén y la confirmación de la DIAN (la aduana colombiana) de que pasará a medio día para la inspección y autorizar la salida. Si todo va según lo previsto, el mismo martes Paraguaçu podría estar saliendo.

El martes por la mañana estoy en la terminal de carga. He de entrar la moto sin embalar y luego dentro del muelle le construirán el huacal: empezamos con los procedimientos repetidos y poco eficientes! Y es que el personal de Avianca me pide inspeccionar todo que estoy transportando: revisa la moto, me hace sacar todo de las bolsas y me impide enviar el limpiador de visera del casco por contener alcohol. Una inspección mucho más minuciosa de la que he tenido en ningún aeropuerto y que estoy seguro que es debido a que la moto no va ya en su huacal como a mi me hubiera gustado. Pasada la inspección, aun no puedo montar el huacal y es que ha de pasar la inspección policial y tienen potestad para pedir que se desmonte todo el embalaje para su inspección. Me comentan que voy a tener que desmontar ciertas partes de la moto, a lo que alego total incompetencia para hacerlo y les pido que traigan un perro para la búsqueda de narcóticos.

Pasada la inspección, empiezan a construir el embalaje. Para mi sorpresa sólo van a hacerle una base paletizada y la envolverán en cartón y plástico. No estoy muy convencido, me dijeron que harían un huacal completo, pero no tengo opción. Eso si, superviso la creación de la base y su montaje y suerte que lo hago ya que la base la habían hecho demasiado holgada y se podían recortar tranquilamente 30 cm de largo. Parece poco, pero 30 cm se traducen rápidamente en 90 Kg volumétricos y a casi 3 USD el kg dejar ese palmo de más supone pagar casi 300 USD más, así que es importante intentar reducir el volumen de la caja lo máximo posible.

Una vez embalada, solo falta saber cuando volará. El certificado de antinarcóticos tiene una validez de 3 días y luego ha de volver a pasar la inspección. A mi me interesa que llegue a Barcelona lo más tarde posible; yo llego el viernes de la semana siguiente y no tengo claro cuantos días de almacenamiento son sin coste, en Lima por ejemplo eran 4 y luego se pagan casi 100 USD al día. Después de hablarlo con CSCargo, lo que se puede hacer es enviarla a Bogotá el miércoles para que sea vigente el informe policial y luego retenerla ahí hasta el lunes por la noche con lo que estaría llegando el martes por la tarde a Barcelona y lista para recoger el miércoles. Espero que estos dos días sean gratis y poder retirar a Paraguaçu el mismo viernes cuando llegue!

* Coste Cargo Barranquilla - Barcelona: 2.137,43 USD 
Incluye todos los gastos necesarios para poner la moto en Barcelona.

* Tiempo de tramitación: Un día de 8h a 18h 
La misma gente de la empresa me decía que lo normal era tardar unos 3-4 días en tener la moto lista para despegar.

* Tiempo en transito: 7 días (a mi me interesaba que llegará a Barcelona lo más tarde posible para ahorrarme el almacenaje)

Cerrando el círculo, o intentándolo

Después de casi siete meses de espera, la compañía de seguros La Positiva, con la que tenía contratado el seguro de perdida de total de la Explorer (nada económico por cierto) ha resuelto el expediente. Atrás han quedado siete meses de irles detrás casi cada semana, siete meses de asegurarme que estaba todo en regla y que el papel que me faltaba no iba a ser necesario si hacía una declaración jurada sobre lo que había pasado. Siete meses después me han comunicado por escrito, después de enviarles un nuevo requerimiento, que ese papel que me falta les exime de toda responsabilidad en cuanto a indemnizarme por la perdida del vehículo. La cara de tonto que se me ha quedado es mayúscula. Más cuando en lugar de tomar la opción fácil y dejar la moto aparcada un fin de semana en algún lugar de la “segurísima” Lima e ir a buscarla el lunes a ver que me encontraba, decidí denunciar el accidente aún consciente que me faltaba ese papel.

Como las (malas) noticias no llegan solas, dos días después me llamó la SUNAT (agencia tributaria peruana) para regularizar el estado de la moto en el país. Había pedido un par de prórrogas al ‘permiso de internación’ de la moto, pero ante la perspectiva de que La Positiva diera por bueno el siniestro, no fui a pedir nuevas prórrogas y el permiso finalizaba en julio de 2015. La normativa aquí es que si excedes este plazo, la SUNAT puede embargarte el vehículo, pero me comentaron que si la repatriaba lo antes posible no habría problema.

Volví a contactar con MotorBikeCargo, los que me habían traído la moto a Lima, e intenté encontrar algún presupuesto para barco, total, ahora no tenía ninguna prisa en que llegara a Barcelona. Finalmente y ante la presión del tiempo que me metía la SUNAT, opté por repatriarla en avión con MotorBikeCargo. Ellos se encargaban de los tramites de aduana y me la ponían en la dirección que les indicara en Barcelona. Sólo me faltaba conseguir quien me embalara la moto, así que tiré de google y encontré una empresa cerca del aeropuerto que por unos S./400 me construía la caja con el certificado sanitario y todo. Por S./150 contraté un transportista que me llevara la caja al almacén del aeropuerto.

Una vez más, los tiempos en este país se disparan. Recoger la moto en el taller, meterla en la caja y llevarla al aeropuerto. Teniendo en cuenta que los de la caja me habían dicho dos horas en montarla y que el taller abre a las 8am, mi inocencia me hizo pensar que a las 11-12h estaría en la oficina con el trabajo hecho. Nada salió bajo el plan previsto y fui acumulando retrasos, pero a las 13h tenía la moto en una caja y cargada en el camión. Sólo me faltaba el muelle de carga donde descargarla en el almacén del aeropuerto (Talma). Algo tan fácil y en teoría previsto por los agentes de aduanas contratados y con experiencia en esto me llevó la friolera de 4 horas de espera!! Así que a las 17h aproximadamente conseguía descargar la caja en el muelle de Talma. Ya está! Iluso de mi!! A la caja le faltaban unos papeles y no podía ingresar en el almacén, así que se quedaría en el muelle hasta que esto se solucionase. Obviamente no me hizo ninguna gracia y mi intención era quedarme ahí hasta tener un recibo de entrada en el almacén. A las 20h y tras confirmar el agente de aduanas que aún tendría que esperar un par de horas mínimo, decidí desistir y dejarle a él el tramite y retirarme a casa.

Entre tanto, me acerqué a la SUNAT para pedir el permiso para sacar la moto del país. Pues bien, lo que 2 semanas antes era todo urgencia para retirar la moto del país, ahora tenía que presentar al día siguiente una instancia haciendo una petición formal.  Me tocaría volver al aeropuerto y volver a llegar tarde a la oficina, pero si con eso lo dejaba listo me quedaba tranquilo.  Al día siguiente y ya con la confirmación del agente de aduanas que la moto había ingresado a Talma, me presente en la SUNAT con mi mejor sonrisa y una instancia alegando los motivos que me habían llevado a tener de manera irregular la moto en el país y solicitando el permiso para retirarla. Creía haber entendido el día anterior que iba a ser una mera formalidad, pero la siempre amable mujer de la SUNAT, me dijo que lo tenía que mirar el abogado y estaba de vacaciones. WTF!! “Vuelve el lunes” – me dijo – “Llámame por la tarde y sabré algo”. Ya no iba de un día, en principio el vuelo no estaba previsto hasta el 11 o 12 de noviembre.

El lunes llamo a la hora acordada y me dice que está saliendo a una reunión, que le llame el martes a las 10:00h. De mientras el agente de aduanas me reclama el permiso de salida o la aerolínea no me dejará embarcar la caja.  El martes llamo nuevamente y ahora el abogado tiene que escalar la consulta. El plazo de respuesta es de 15 a 20 días. No lo puedo creer!! Hace tres semanas tenía que salir del país lo antes posible, ahora van a tardar un mes en darme respuesta de si puedo salir del país o no. No podían haberme dicho eso directamente y en lugar de buscar un envío urgente (y por tanto más caro) hubiésemos hecho primero las gestiones y luego ya me habría preocupado del envío?

Pero no se acaba ahí la situación surrealista. La BOE (Brigada de Operaciones Especiales) ha requerido inspeccionar la moto en Talma. La BOE se encarga de revisar exportaciones en busca de estupefacientes o contrabando y para revisar la moto ha pedido la presencia de un embalador (van a desmontar la caja) y un mecánico!! Quieren desmontar partes de la moto en búsqueda de cocaína!! Pero, no hay perros que ya hacen eso?? De donde saco yo un mecánico que se desplace al aeropuerto a pasar el día a expensas de la BOE para, lo más grave, desmontar la moto!!

Total, empecé esta entrada hace una semana, con la idea de explicar que había regresado la moto a casa. Por el momento aún no sé si esto será posible, si me la embargará la SUNAT por tener el permiso de internación caducado o si me desmontarán la moto entera en busca de cocaína. Creo que va siendo hora de buscar un abogado o empezar a repartir coimas a diestro y siniestro.

Ecuador y yo no nos llevamos muy bien

El día empezaba bien, despejado y con un buen desayuno. No tenía claro hacia donde ir, tenía que volver a Huallanca y a partir de ahí decidir. Eso sí,  descarté ir hacía la selva. Supongo que me acojonó quedarme sin días si las carreteras que encontraba no eran como las pintaba el mapa. Lo bueno de volver a Huallanca era que tenía que volver a pasar el cañón del pato, pero esta vez con un sol radiante que le daba mucha más vida. Además no había nadie en la carretera, ni en mi sentido ni en el contrario. Pronto entendí el motivo, seguían trabajando en la zona del huayco y la carretera estaba cortada hasta las 10. Yo llegué a la zona un poco antes de las 9, así que busque una sombra y espere pacientemente. Aproveché para replantear la etapa. Después de Huallanca tenía que llegar a Chuquicara que estaba a unos 60 Km por pista afirmada. Ahí evaluaria mi estado y decidiría si bajar hasta la panamericana e intentar llegar a Cajamarca o bien seguir por el interior,  también dirección Cajamarca y haciendo noche probablemente en Mollepata, a unos 100 Km de Chuquicara. La cola de vehículos iba creciendo detrás mío, entre ellos un autobús destino a Chimbote, no estaria tan mal la carretera si iban autobuses!

imageA las 10 abrieron paso, es decir, como yo era el primero de la fila, me tocó a mi mover las barreras y dar paso, momento que aprovecharon tres coches para abrir ellos carretera. Como ayer, mejor tener a alguien delante que pare los golpes en los estrechos túneles. Me lo tomé con calma, disfrutando de las cascadas y la luz del cañón,  parando en casi cada curva a hacer fotos.
Una vez pasado Huallanca el paisaje cambió totalmente. Desapareció la vegetación y las montañas se tornaron negras. La pista estaba en buen estado pero era agotadora. Suelo duro, de piedras compactadas y curvas cerradas en subidas y bajadas de vértigo. Aún así poco a poco me iba sintiendo cómodo y llegué a poner quinta y rodar a 90Km/h. Dos cosas me pasaron por la cabeza: una que he de estar mucho más en forma si quería hacer muchos kilómetros por pistas así; la otra, ¿cómo van los zumbados del Dakar a más 150 por sitios así? La bajada siguiendo el rio Santa, a pesar de ser una zona árida, es digno de recorrer,  cruzas puentes que dan miedo, precipicios de vértigo y asentamientos que no sabes que pintan ahí,  en medio de la nada sin nada de lo que vivir.

imageFue en uno de esos puentes poco estable y sobre una caída de unos 50 metros que una ráfaga de aire me hizo poner la rueda trasera fuera de la zona transitable. Seguramente entre más rápido de la cuenta. Seguramente la visión del acantilado y la falta de barrera al final del puente me atoró un poco. Sea como sea no pude mantener la estabilidad y acabe en el suelo. Esta vez dolió, pero el dolor no lo noté asustado como estaba al tener la cabeza mirando al vacío donde podía haber caído. Conseguí revolverme y afianzar mi posición y fue cuando noté que la pierna derecha se había quedado trabada debajo de la moto. Además, un potente olor a gasolina me hizo ver que había partido el depósito de gasolina y los casi 17 litros que llevaba salían a chorro de él empapando mi pantalón. Quite el contacto, activé el botón de parada de emergencia e intenté levantar un poco la moto para poder sacar la pierna. No fue fácil, la posición no me permitía hacer fuerza y cada movimiento hacia que los 300 Kg de la moto cayeran sobre otro trozo de la pierna, pero finalmente conseguí arrastrar el pie y liberarme de la moto. Momento para evaluar la situación y ver que realmente me había ido de un pelo! Levanté la moto y la aparté del medio de la carretera. Le quité las maletas y todo lo de valor y me dispuse a esperar a que pasara el bus que había visto antes de Huallanca. Sin una sombra donde cobijarme y tan previsor como siempre, sin una gota de agua (no se para que me compre el camelbag!), el bus tardó  cerca de una hora en llegar. Les pedí que me acercaran a Chimbote y me dijeron que estaba loco si dejaba ahí la moto. Me propusieron cargar la moto en el maletero, podéis imaginar mi cara ante la propuesta!! Finalmente sacaron unas cuerdas y me ataron la moto a la parte trasera del autobús. Así avanzamos unos 100 metros, pero llegaba una bajada y mi freno trasero también se había partido, con lo que no me atrevía a bajar remolcado sólo con el delantero. Así que dejamos la moto a un lado y me llevaron los 9 kilómetros que me faltaban a Chuquicara. Me dejaron en el puesto de control policial y me dieron unos consejos sobre como tratar con la policía. A pesar de su negativa, les di 20 soles para la “gaseosa”.

Con la policía empezamos mal. Primero me dijeron que era asunto mío, que había sido un despiste y que no podían hacer nada. Les dije que quería abrir un parte de accidentes, como me dijeron los chicos del bus, y que necesitaba de su auxilio a lo que no podían negarse. Me dijo que entonces tendría que hacer miles de papeles y pasar controles de alcoholemia y que eso no me interesaba. Le dije que no tenía ningún problema en hacerlo todo legal y que además me convenía para hacer luego trámites con la SUNAT y conseguir una prórroga de estada en el país para la moto. Finalmente llegó el cabo segundo y convenció a su superior que lo tenían que hacer todo “legal” por ser extranjero. Me acompañaron a buscar la moto con su camioneta y después de una inspección de la zona del accidente, cargamos la moto detrás. Cargarla ya fue el primer punto interesante. Sin algo que hiciera de rampa propusieron levantarla a pulso. Por más que les dije que la moto pesaría unos 250Kg y que o se cogía de la rueda o lo que haríamos sería estirar la suspensión, pillamos del manillar e intentamos levantarla sin mover la rueda del suelo y dejandonos los riñones. Descartada la opción,  vimos un camino que subía al borde de la carretera. Si encarábamos la camioneta al camino, este podría hacer de rampa. Dicho y hecho! Ya estaba la moto en la parte de atrás de la camioneta, ahora el problema era la vuelta, no tenían nada para atar la moto y yo había dejado mis cinchas en las maletas en la comisaría confiado en que ellos llevarían. El segundo le dijo al esbirro que se subiera detrás, conmigo, y que entre los dos sujetáramos la moto para que no se cayera. No se como, pero llegamos a comisaría sanos y salvos y sin más destrozos en la moto. Después de prestar declaración y pasar la tarde en Chuquicara, un pueblo que parece grande en el mapa pero que son cuatro chabolas en los márgenes de la carretera, a las 18:30 partíamos hacia Chimbote a pasar el control de alcoholemia. Pero, ¿y la moto?. Bueno, ya que estaba cargada en la camioneta y me tenían que llevar a mi, colaboré (S./100) con el gasto extra de combustible que suponía dicha carga y después de consultar a sus superiores accedieron a bajarla a Chimbote junto conmigo. Fuimos al hospital de la comisaría y después de pagar los S./41.30 de tasa me hicieron el control de alcoholemia, primero en aire: soplar por una pajita a un tubo de ensayo con un ácido rojo que supongo que cambia de color en caso de dar positivo; después en sangre, me pincharon con la aguja y recogieron la sangre directamente en un botecito que después de cerrarlo se fue a un cajón del que supongo que no saldrá nunca. Con esto serian las 20:30h. Por suerte no había bebido nada más que la birra del día anterior ya que seguro que un control tan exhaustivo ocho horas después del accidente hubiese acabado conmigo entre rejas! Cumplido el trámite legal, los agentes que en todo momento se mostraron muy colaboradores, me acercaron a la terminal de autobuses y convencieron al personal del Cruz del Sur a que aceptarán la moto, a pesar de la hora, para su envío a Lima. Bajamos la moto y les di S./30 para que cenaran algo.
Enviar la moto con Cruz del Sur de Chimbote a Lima me costó S./335 y llega en aproximadamente 48h. En teoría has de llevarla totalmente embalada. Yo llevaba plástico de burbujas. Desmonté la pantalla y los retrovisores, forré las ópticas con el plástico y asumí la exención de responsabilidad que me dieron por no tenerla totalmente envuelta en cartón. Conseguí un hotel por Booking por 30$ la noche con piscina y hamacas que además resultó estar detrás de otro “hospedaje” más animado. Ducha y a lamerme las heridas a la cama. Hoy taxi a Trujillo y nuevo cambio de billete (nunca le había sacado tanto provecho a una tarifa flexible).

La policía al rescate
La policía al rescate
Poco más de 750 Km, 18 horas encima de la moto, menos de una quinta parte del plan original. Ecuador y yo no nos llevamos bien. Hace poco más de un año no tuve una buena experiencia ahí,  ahora me he quedado muy lejos de redimirme. Quizás la tercera sea la buena porque pienso volver a intentarlo. Ahora es algo personal, quiero cruzar a Ecuador por La Balsa, quiero recórrer Cuenca y rodear el Chimborazo y quiero pasar por Cajamarca o Tarapoto en mi ruta hacia Ecuador. Quizás cuando me toque salir de nuevo del Perú sea esa la ruta escogida.

Bien está lo que bien acaba

Traer la moto a Lima fue fácil, pero me generó más de un quebradero de cabeza. El primer problema fue un malentendido con la agencia de transporte. Yo quería poder recoger la moto el viernes para poderla disfrutar el fin de semana y ellos entendieron que la tenían que enviar el viernes. Total que llego aquí un domingo y la SUNAT no trabaja el fin de semana.

El lunes a las 8:00 am estaba como un clavo en Talma, la empresa que gestiona el almacén de mercancías del aeropuerto de Lima. Pague la tasa correspondiente para poder recoger la guía aérea (unos 80 USD) y me fui para la ventanilla de Air Europa. Me tocó esperar una media hora pero me dieron todos los papeles. De ahí empieza mi periplo de ventanilla en ventanilla!

Me dirigí a la zona de importación de mercancías y en la cola un “amable” agente de aduanas me comentó que necesitaría de sus servicios ya que el valor de la mercancía superaba los 3000 USD. Amablemente le explique que eso no era así, pero que si me devolvía mis guía aérea lo miraría de tramitar y si realmente necesitaba de sus servicios que le tendría en cuenta. Llegué a la ventanilla y una chica muy amable me dijo que no necesitaba un agente de aduanas pero si no lo contrataba tenía que dejar una fianza. Le expliqué la normativa que me había descargado de su página web y que me habían explicado en la SUNAT antes de decidir traerme la moto en la que reza que si entraba al país con un vehículo particular destinado al turismo no necesitaba ningún agente ni ninguna fianza, sino que tenían que hacerme un certificado de internación temporal del vehículo, que era exactamente igual que si entrara rodando por la carretera. Parece que mi verborrea convenció a la amable funcionaria que me creyó y empezó a indagar. Llamó a Fulano, que le pasó con Mengano que después de unas averiguaciones le redirigió a Sutano. así que después de una hora en la ventanilla me indicó que tenía que ir a las oficinas del SUNAT, delante del aeropuerto,  y ahí me informarían.

Bajo un sol de justicia caminé los 20 minutos que separan una oficina de la otra. Me dirigí a la ventanilla indicada y me hicieron hacer un escrito pidiendo que autorizaran la internación del vehículo. Con esto se habían hecho las 11:40 y me dijo que si lo llevaba antes de las 12 que intentaría que pudiera sacar la moto ese mismo día. Todos los locutorios hasta los topes, pero por suerte pude escribir un texto con el móvil y mandarlo a imprimir a la vez que sacaba copias de los papeles de la moto. A las 12:01 estaba de nuevo en la ventanilla. Me tramitó los papeles pero me dijo que era necesaria una inspección, que volviera al almacén y avisara al  inspector para que revisara que lo que declaraba era cierto, pero que tranquilo, que el inspector se había ido a comer y no volvería hasta las 15:00. Mecagontó!! Yo que creía que eran firmar dos papeles y que a las 10 estaría en la oficina…

Mientras me comía un bocata, volví al almacén y aproveché el tiempo desarmando el palé y montando la moto. No cabe decir que fue la sensación del almacén. Todos corrían a hacerse fotos con ella, pero a la que sacaba yo el móvil para hacerle una me señalaban el letrero donde ponía que estaba prohibido hacer fotos dentro del almacén :@

Acabado el almuerzo se presentó el inspector, comprobó que todo estaba en orden y me dijo que a eso de las 16:30 iría para la oficina y que ahí podría tramitar el permiso, que todo estaba correcto. No me lo podía creer! Me tocaba volver a la oficina y esperar un buen rato y encima en el almacén me decían que no podía dejar la moto así, que tenía que volver a desmontarla y meterla en la caja. Les convencí que volvía en un rato y que me la llevaría hoy y finalmente accedieron a dejarla así.

Todo eran contratiempos! En la oficina no iba el sistema informático (estos informáticos siempre jodiendo el mundo!) y no me podían rellenar el expediente. Cansada de hacer algo que no era su rutina, la señora me dijo que ya era algo tarde, que seguramente la tendría que recoger el martes. Le lloré! Le dije que si se quedaba otro día me cobraban 400 USD de almacenamiento y le debí caer bien a la señora que se lo creyó y me dijo que lo podría llenar a mano y que tuviera cuidado de no perder el papel o no podría sacar la moto del país. Sí! lo tenía!! Tenía el permiso para recoger la moto e irme a casa rodando!!

20150313151522

Rápidamente me fui para el almacén, pregunte en información y me enviaron a importaciones para particulares.

Ventanilla1: No, en esta ventanilla no es. Vaya usted a información
Yo: Pero si vengo de ahí y me han indicado esta ventanilla
Ventanilla1: Yaaaaa. A ver que miro. Vale, vaya a esta ventanilla que le dirán
Ventanilla2: No, aquí no es. Esto lo tiene que ver en la ventanilla 1
Yo: Pero si vengo de ahí y me han indicado esta ventanilla
Ventanilla2: Ventanilla1, esto lo he de mirar yo? No lo has de mirar tu?
Ventanilla1: No, yo esto no lo he hecho nunca. A mi me falta un papel.
Ventanilla2: Pero si es particular lo has de hacer tú
Ventanilla1: Y ¿que hacemos?

Un buen rato después…

Ventanilla1 y Ventanilla2 (al unisono): Vamos a preguntar a ventanilla3!
Ventanilla3: Sí, póngase en la cola que yo se lo soluciono. Tiene que pagar 300USD 
Yo: Pero si lo pagué todo en origen. Me dijeron que el precio era cerrado.
Ventanilla3: Aixxx, pero es que Barcelona siempre hacen lo mismo. No les explican que aquí hay que pagar los gastos de manipulación de carga

Sin ganas de discutir más y con ganas de irme acepto el pago. Voy a caja y no aceptan VISA, pero en la salida hay cajeros. Eso sí, la caja cierra en 5 minutos. Corro al  cajero, consigo el dinero y vuelo de nuevo a caja. Pasaban 2 minutos de la hora y no, no me puede atender pero me indica que hay otra caja para pagar fuera de horarios. Pago y vuelvo a la ventanilla3. Yo creo que ya está, que lo tengo todo. Ha costado pero me voy con la moto! Noooooooo. En la guía me falta un sello, he de ir a la oficina de Air Europa y que me lo pongan. Voy y la oficina cerraba a las 16:30. Vuelvo y le lloro a la ventanilla3. Le aseguro que he pagado la tasa, que el sello que dice se lo ha quedado la SUNAT ya que en Air Europa solo me sellaron la primera página de la guía aérea y que llevo desde las 8am ahí, que me lo podía haber dicho antes. Por suerte, todo lo que tienen los peruanos de incivilizados al volante lo tienen de amables y el buen hombre me soluciona los papeles. 12 horas después puedo arrancar la moto y salir del aeropuerto montado en ella! En plena hora punta, si apenas gasolina y en uno de los barrios más conflictivos de Lima, pero voy en moto! La sonrisa que llevo en la cara no me cabe dentro del casco! Empieza mi experiencia Americana en moto!

El hombre propone y Dios dispone

Como comentaba en el post anterior (sí, hace 10 meses de él) la idea era pillar 4-5 semanas de vacaciones y hacer un gran viaje por Europa. Pero cuando tenía ya las vacaciones aprobadas y esta planificando el viaje, salió un proyecto en el trabajo que implicaba que debía viajar a Perú. El proyecto me interesaba, así que pospuse las vacaciones y por lo tanto el viaje. El proyecto derivó en pasar todo el 2015 (de momento) en Lima y yo me quedé con la moto recién estrenada y sin vacaciones en moto. Alternativa: traerme la moto a Perú!

Me preocupaban principalmente varias cosas: transporte hasta Lima, impuestos de entrada en el país y conseguir un seguro de perdida total (los robos en Lima son altos y a mano armada).

Para el transporte googleé en busca de alternativas. Básicamente hay dos opciones:

  • Transporte marítimo: tarda aproximadamente un mes en llegar de Barcelona a Lima, al puerto de El Callao. Según la web donde mires te exigen un contenedor entero o si la embalas correctamente puedes compartir contenedor. Los presupuestos que obtuve rondaban los 800-1000€ sin contar los costes portuarios en Lima, que me decían que serían otros 500€ aproximadamente, según la empresa que contratara en Lima. La información que encontré también decía que sacar la moto del puerto me podía llevar otro mes más.
  • Transporte aéreo: en dos días tienes la moto en Lima. Encontré por foros la empresa motorbike cargo. Entre otros habían llevado la moto de Alicia Sornosa a Sudamérica. Por unos 2000€ recogían la moto en Barcelona, la embalaban y la enviaban a Lima. Todo en una semana y con precio cerrado! Elegí esta opción, pero el precio no acabó siendo cerrado, ya que me tocó pagar costes de manipulación en el aeropuerto de Lima (unos 300 USD).
IMG_7419 IMG_7420 IMG_7427

Así de protegida volaba mi niña


El tema de la importación de la moto lo solucioné mirando la web de la agencia tributaria peruana (SUNAT) y perdiendo una mañana en la oficina de aduanas del aeropuerto. El resumen es que no has de pagar NADA para internar la moto como turista. Eso sí, sólo puedes estar con ella en el Perú por TRES meses. Eso significa que has de salir de Perú y volver a entrar en él cada tres meses. Según me comentaron en la SUNAT, están mirando de cambiar la ley para que sean seis meses en lugar de tres. Tiene lógica, teniendo en cuenta que tu visado de turista como persona es de seis meses.

Claramente lo más complicado fue contratar un seguro. Perú te exige un seguro obligatorio, el SOAT. Es bastante sencillo encontrar compañías que ofrezcan este servicio. Su coste varía mucho en función de donde lo saques, siendo Lima la que tiene el coste más alto. Yo lo saqué en La Positiva por unos 500 PEN. Pero lo que es realmente dífcil es conseguir un seguro de robo. Si fuera a viajar por el mundo no me lo plantearía, pero teniendo que vivir en Lima si que era algo que quería. Pregunte en todas las compañías y ninguna me daba cotización. Si era un cliente especial o aseguraba una flota de motos se lo mirarían, pero para una única moto y sin tener más seguros en la compañía no era posible. Finalmente, a través de una web de clasificados, encontré un corredor (Stewart Freire)  que consiguió un seguro con La Positiva por pérdida total. Esto implica que los robos parciales no me los cubren, ni los daños sin tercero a no ser que sea un siniestro total. Además sólo me cubre el 70% del valor asegurado y solamente en Lima Metropolitana. Una mierda de condiciones, puede ser, pero menos es nada y así voy tranquilo. ¿Por cuanto? os estareis preguntando… pues la friolera de unos 2000 USD por un capital asegurado de 20000 USD