San Alberto

Origen: San Gil (09:42h)           
Destino: San Alberto (18:28h)
Km: 243.9         Tiempo: 5:26     Consumo: 5.0 l/100Km
Alojamiento: Hotel Nechi 40000 COP

Los días pasan y cada vez tengo más la sensación de que estoy viendo pocas cosas. Colombia es un país hermoso, pero quizás le falte ese golpe espectacular que me da dos mil fotos chulas. O quizás soy yo que abrumado por su belleza constante ya no veo paisajes que me llamen la atención más que el día anterior. Con la intención de cambiar esta rutina, hoy nos desviaremos de la ruta para llegar a la cascada de Juan Curi.

La cascada está a unos 45 minutos (30 km) de San Gil. La primera mitad del camino es una carretera espectacular para ir en moto. La segunda mitad está en obras y por tanto hay muchos trozos levantados, algunos con bastante arena. En la base de las cascadas hay un restaurante con parking donde compras la entrada al parque (8000 COP) con la opción de contratar también un rappel por la cascada (45000). La cascada tiene una caída de 130 metros y en la base hay un pozo donde bañarse, pero parece que hoy no va a ser mi día. La municipalidad se reunió ayer para evaluar un derrumbe y han prohibido el acceso.

Después de volver a San Gil, hay que volver a retomar la 45A rumbo Bucaramanga. La idea es llegar lo más cerca de Mompos posible. A mitad de camino entre San Gil y Bicaramanga está el cañón del Chicamocha. En él se puede hacer parapente, disfrutar del parque de atracciones o simplemente parar en uno de los miradores a comer una piña con una pitahaya y, si tienes suerte y vas en época, una paperina de hormigas culonas.

Una vez atravesada Bucaramanga (es sorprendente que no tenga variante!) el ambiente cambia. Las motos vuelven a dominar abusivamente las  calles, el clima es más húmedo y cálido y el aire es más dulzón. La carretera sigue revirada, con bastantes camiones y muy bonita para ir en moto. San Alberto no tiene nada especial, pero un sábado por la noche hay mucho ambiente, tanto en carretera que lo atraviesa, llena de discotecas y salones de billar, como en el “malecón”, lleno de restaurantes de comida rápida.

San Gil

Origen: Guadalupe (09:42h)           
Destino: San Gil (17:28h) 
Km: 77.3         Tiempo: 2:17     Consumo: 5.2 l/100Km
Alojamiento: Sam's VIP Hostel 80000 COP

Una vez más ha caído un diluvio durante la noche. Además, he vuelto a pinchar; un trozo de alambre de espino me ha dejado de nuevo la rueda trasera por los suelos. He pinchado más en Colombia que en toda mi vida! Reparado el pinchazo y cargada Parguaçu, es hora de meterse en los agujeros de la quebrada.

Desde Guadalupe hay un camino que va a la quebrada, pero es tres veces más largo que el que sale de un poco más arriba, el que está a 5km del pueblo y donde hay gente que por 3000 COP te deja tener la moto techada y vigilada. Desde el alto son 15 minutos andando, pasando por una casa donde te cobran 1000 COP por persona por derecho de pase y te venden gaseosas, cervezas y almuerzo. La quebrada esta vallada con alambre de espino para que el ganado no pase, pero tu puedes pasar sin mucho problema. La quebrada es una piedra porosa con grandes agujeros, algunos comunicados entre ellos, por los que bajan aguas subterráneas convirtiéndolos en piscinas individuales. Las lluvias de anoche hace que lleven más agua de lo normal convirtiendo la piedra en un pequeño río. Al final hay una pequeña cascada y agujeros aun más profundos pero secos. El sol aprieta y el baño se agradece.

De Guadalupe hay que volver a Oiba para continuar rumbo San Gil. San Gil es la capital turística de Santander, llena de deportes de aventura por los alrededores sacando partido al cañón del Chicamocha. Cerca también esta Barichara, un pueblo que permanece inalterado desde su construcción a finales del XVIII. Igual mañana me dé para acercarme a él.

Guadalupe

Origen: Cimitarra (09:50h)           
Destino: Guadalupe (16:47h) 
Km: 195.1         Tiempo: 4:57     Consumo: 5.4 l/100Km
Alojamiento: Hotel Colonial 40000 COP

Para llegar a la Quebrada las Gachas hay varias opciones: llegar a Vélez y ahí desviarse rumbo a Contratación y luego Guadalupe; llegar a Barbosa y en Olival pillar un camino que sube directo a Guadalupe o llegar hasta Oiba y ahí girar drásticamente a la izquierda para subir a Guadalupe. La opción recomendada es la tercera. De la primera no conseguí información y la segunda pasa 30 kilómetros de pista destapada en un off-road bastante exigente y más con las continuas lluvias de esta época.

Si hasta Cimitarra la carretera estaba en muy buen estado, al poco de salir y empezar la subida a Vélez la cosa cambia. Hay muchos trozos destapados y algunos con los agujeros más grandes con lo que me he encontrado en la carretera; verdaderas piscinas de medio metro de profundidad que ocupan casi todo el ancho de la carretera; por suerte me los encuentro antes de que llegue la niebla! Cuando llegas a Barbosa la cosa mejora y la 45A es una buena carretera, bien asfaltada y ancha. Junto con la mejora de la carretera llega el empeoramiento del tiempo; un aguacero justo acabando de almorzar y una lluvia fina hasta Oiba.

El desvio a Guadalupe está poco indicado y es complicado; es un giro de casi 180º por una calle estrecha que sale a la izquierda de la carretera, con lo que la pitada del camionero que me sigue es inevitable. La carretera son unos 20Km con trozos de buen asfalto y otros destapados más alguno de obras que dejan un solo carril y lleno de barro. Unos 5 km antes de llegar a Guadalupe está la entrada a la quebrada. Hay que andar unos 15 minutos hasta ahí, pero siendo ya tarde y amenazando lluvia, mejor busco hotel y ya lo visitare mañana. Guadalupe es un bonito pueblo con casonas coloniales y una majestuosa iglesia principal. En los alrededores hay varios pozos y cascadas donde darse un bañito y refrescarse.