Mil lagos

Origen: Kempele (11:18h)           
Destino: Luakaa (19:13h)
Km: 440.4         Tiempo: 5:35     Consumo: 6.2 l/100Km
Alojamiento: Hotel Vuolake 70 EUR

Una mañana más el sol entra muy temprano por la ventana y aún así, una mañana más cuesta ponerse en marcha. El día está gris y la previsión es de algún chubasco aislado. El plan del día: maximizar pistas para mañana atacar Ouninpohja, el tramo más conocido del rally de los mil lagos por sus saltos y curvas ciegas.

La primera carretera secundaria que pillo resulta ser un fracaso: las mismas rectas que la principal, mal asfaltada y muy pesada. Me paso el tramo pensando en dejarlo, en llegar pronto a casa y tirarme los días que me queden de vacaciones tirado en el sofá viendo Narcos que salió ayer. Paro a repostar, me acabo el brie que me quedaba, un poco de salami que compré ayer y una chocolatina, menuda mezcla! Vuelvo a subir a Catarina pero sin ganas hasta que llega el primer desvío a una ruta secundaria y ahora si! Esto es lo que buscaba! Pistas anchas, de un polvo grisáceo supongo que oscurecido por la lluvia, compacto y mucho más firme que la carretera anterior. Hoy las TKC70 se comportan mucho mejor, pero la verdad que creo que es más por el piso firme ya que al pasar un tramo de grava suelta se vuelven inestables de nuevo.

Voy enlazando pistas así, bordeando lagos y bosques de abetos, hasta que a la entrada de un camino dice algo raro y hay unas horas indicadas. 14 Km más adelante dos señales de peligro indican que la carretera se acaba en un embarcadero. Está el mismo cartel de la entrada y ahora adivino que las horas son de paso de la barcaza: un paso cada 2 horas! El mismo servicio que las barcazas del Titicaca o el capo del Magdalena que te cruza en su canoa! Me toca esperar una hora al paso de las 19h, de ahí otra hora más de pistas. La alternativa es volver por donde he venido y en poco más de una hora estoy en la ducha.

Es tarde, un sábado y no tengo reserva en ningún lado. Miro la opción de camping, pero no tengo ninguno de paso. Trivago me da un precio mínimo de 115€ en Jyväskylä pero 20km antes está Laukaa y ahí hay algo más asequible. Con lo que me doy media vuelta y me pierdo cruzar el lago en barcaza. En el parking del hotel hay como 10 chooper aparcadas; son de una asociación de moteras de Helsinki que han venido a pasar el fin de semana. No hay restaurante y no tengo donde cocinar, así que me voy al pueblo que queda a un kilómetro y me meto en el único restaurante abierto: un chino con la carta solo en finés; cierro los ojos, abro la carta al azar y dejo caer el dedo a mitad de la pagina: pollo salteado con verduras, bien!