Asunción – Encarnación

Orígen: Asunción (13:00h)             
Destino: Encarnación (19:00h) 
Km: 410.9          Tiempo: 6:37h      Consumo: 6.4 l/100Km
Alojamiento: Maitei Apart Hotel 18000 PYG

A pesar de ser el mejor hotel hasta ahora, me desperté cansado. La incertidumbre sobre que hacer hoy también ayudaba. Si bien me acosté con la idea de hacer un día más en Asunción, conocerla, rodar con Enrique y su colegas y acabar quien sabe si con un asado, la presión de querer bajar hacia el sur y acercarme a mi plan inicial pesaba mucho. Decidido: me voy para Argentina! Quedo con Enrique por la mañana y a las 16:00 cruzo a Argentina por Clorinda y de ahí hasta Formosa. Son 200Km que le gano a mañana y asi el lunes puedo estar durmiendo por Santa Fe y el jueves llegando a Bariloche. Sin tiempo para concretar el plan, Jorge se presentó en la recepción del hotel para llevarme a dar una vuelta por Asunción. Enrique no había respondido, así que asumí una noche más larga de lo esperado y me fui con Jorge y dos miembros más de Riders Paraguay. Y fue así como de nuevo, mi plan se fue al garete y en lugar de entrar a Argentina hoy mismo me puse rumbo a Encarnación. Ahí me esperaba Hugo quetambién me ha estado ayudando y guiando durante mi estancia en Paraguay.

Y que bien que se fuera el plan al garete! Llegué a las afueras de Encarnación con los últimos rayos de sol y ahí me estaba esperando el skyline de Posadas sobre el Paraná. Un nuevo atardecer sobre Paraguaçu y cada uno mejor que el anterior. La construcción de Yacyretá inundó gran parte de la ciudad, dejando varias peninsulas conectadas por puentes. La costa con el Paraná se ha convertido en el centro social de la ciudad y hoy domingo noche, esta llena de gente.

Hugo me ha buscado hotel junto su negocio de venta de motos y accesorios y después de una ducha vamos a tomar algo por la costanera. Va en una goldwing que ya de por sí llama la atención, pero cuando enciende la música ya si que no hay nadie en todo el paseo que no gire la cabeza para vernos y saludarnos. Comentamos alternativas para la ruta de mañana. Si quiero seguir con el plan previsto, debería estar llegando a Santa Fe mañana, pero me recomienda que en lugar de ir por Santa Rosa a Nequen, baje a Bahía Blanca. Es una ruta más transitada, con las ventajas y desventajas que eso conlleva. Me ha convencido, adios Santa Rosa! El plan es Bella Vista – Bahía Blanca – Neuquen y el jueves estoy en Bariloche!

Mato Grosso do Sul

Orígen: Cassilândia (8:30h)           
Destino: Ponta Porã (20:00h) 
Km: 776.4          Tiempo: 9:20h      Consumo: 6.3 l/100Km
Alojamiento: Hotel Internacional 75BRL

Creo que soy injusto con Brasil. El hecho de estar limitado en fechas, he de estar en Santiago el 15/12 como muy tarde, hace que uno tenga que escoger que ver. Mi prioridad para esta primera parte del viaje es la zona de Bariloche y Pucón. Eso implica que tenga que hacer etapas lo más largas posibles para llegar lo antes posible ahí y poder rodar lo máximo por esa zona. Eso implica que tengas que renunciar a muchas cosas por el camino. Mi paso por Mato Grosso do Sul ha sido fugaz. Hice que el GPS me llevara por donde me indicaba Google Maps. Pillé la BR-060 de nuevo, me escondí lo que pude bajo la minúscula cúpula y le di tantas vueltas al mango como la carretera y el aire me permitían. A ambos lados de la carretera se abrian multitud de caminos hacia la multitud de “fazendas” que pueblan la región. Multitud de caminos que me llamaban para meterme por ellos y ver a donde llevaban. Mi mente imaginaba las fotos que podría sacar ahí: la camara en el tripode, grabando como Paragaçu y yo nos comemos las pistas y desaparecemos en la inmensidad de los pastos bajo una nube de polvo. Pero mi objetivo era dormir hoy en Paraguay y esa ilusión futura hacía que ignorara los cantos de sirenas que llegaban de esos caminos. Ay, si lo hubiera sabido antes!

Sobre las 18:30 llegaba a Ponta Porã, “frontera” brasileña con Pedro Juan Caballero en Paraguay. Y lo entrecomillo ya que la frontera es tan sublime como la de Hospitalet y Barcelona: no existe! Una calle comparte frontera, siendo una acera Brasil, con la gente hablando en português, los rótulos en português y la comida, la música o el ambiente nocturno brasileño y el lado opuesto Paraguay, con la gente hablando en español, los rótulos en español y la comida, la música o el ambiente nocturno latino. Nada te impide pasar de un lado a otro, no hay control de pasaportes, no hay barreras, no hay metralletas. Eso sí, que no te ciegue la utopía de un mundo sin fronteras, la frontera existe! Así que para salir legalmente de Brasil y entrar legalmente a Paraguay, te toca firmar tu salida. Pero, si no hay un puesto fronterizo, ¿dónde firmas la salida? Ahí me acordé de Miguel Silvestre y su entrada “ilegal” a Panamá. Si no tienes sello de entrada, corre al primer aeropuerto a por él! Y así es, la salida de Brasil te firman en el aeropuerto de Ponta Porã. Los horarios del aeropuerto son de lunes a viernes de 8:00 a 18:00, con pausa para la comida, y fines de semana y festivos de 10:00 a 18:00 también cerrado durante el almuerzo. Una vez tienes el sello de salida, toca ir a Pedro Juan Caballero a sellar la entrada, pero como llegué tarde, no sé como es este proceso aún. Ay, si lo hubiera sabido antes!

Lo que tiene improvisar y cambiar la ruta para cruzar la frontera por otro punto es que no siempre llegas con toda la información necesaria. Había visto que la aduana paraguaya funciona hasta las 22h y no pensé en revisar los horarios de la brasileña. Confiado llegué “tarde”. Llegué tarde habiendo renunciado a perderme por esos caminos del Mato Grosso do Sul que tanto me incitaban. Pero llegar “pronto” por no haber perdido también tiene sus cosas. Y es que justo cuando llegaba al aeropuerto vi a un mochilero igual de perdido que yo. Era Miguel, de Benicarló. Curra el verano en Londres para juntar dinero para escapar del invierno europeo. Es su segunda vez en sudamérica con la intención de centrarse en Brasil y viene a Paraguay, el gran olvidado de sudamérica, un poco como yo, por un “pues ya que estamos, vamos a verlo”. Después de confirmar que estaba cerrado, le monto en la moto y vamos hasta la policía, donde nos confirman los horarios y que nos va a tocar dormir una noche más en Brasil. Le acerco a un hostel, donde no puedo dejar la moto a resguardo, así que me voy en busca de otro sitio donde quedanos Paraguaçu y yo no sin antes quedar a las 22h para echar unas birras, contarnos historias y quien sabe si montarlo mañana hasta Asunción.

PD: No, hoy no hay fotos. Es lo que tiene pillar la autopista y darle al mango! Eso, y olvidarte de vaciar la memoria de la camara  anoche ¬¬