Neiva

Origen: San Agustín (11:20h)           
Destino: Neiva (18:27h) 
Km: 225.0         Tiempo: 4:26     Consumo: 4.6 l/100Km
Alojamiento: Hotel Massay 90000 COP

8:30 am desayunado, con la bolsa hecha y vestido para rodar. Hoy si, me da tiempo a ir al alto de los ídolos, al salto de Bordones y llegar aún con luz al desierto de la Tatacoa. Pues va a ser que no! Paraguaçu tiene la rueda de detrás totalmente abajo, así que toca buscar donde arreglarla.

Con la rueda reparada y la moto cargada, se me ha hecho casi medio día. Vale, dejemos los atractivos de la zona y vayamos a por el desierto! La carretera es una delicia y a pesar de ser festivo y haber algo más de trafico del deseado, se puede circular rápido. De pronto a la izquierda aparece una laguna que finalmente resulta ser un embalse. Aún así me adentro por la antigua carretera para hacerme la foto de rigor. Hago la foto, guardo la cámara y cuando voy a ponerme el casco escucho un “zzzzzzzzzzzzzzz”.  No me lo puedo creer! La rueda de nuevo!! Me pongo rápidamente en marcha a ver si con la presión de ir circulando consigo que no se escape el aire, pero esta vez pierde de la válvula y tal como llego a la carretera tengo la rueda trasera totalmente abajo. Intento con el spray, pero no la rosca parece morada y no encaja en la válvula, total tampoco quedaba demasiado.

Paro en el primer “despinchador” (así se llama en Colombia) pero dice que no sabe reparar ese tipo de rueda. Me la llena de aire y el siguiente pueblo, Gigante, está a escasos 5km. Paro en una bodega/taller para arreglarla y esta vez repasamos la cubierta en busca de que es lo que puede estar pinchando la cámara tan seguido. No es normal pinchar 3 veces en menos de 500km. Sacamos 4 pequeños trocitos de alambre que parecen ser los culpables de los pequeños pinchacitos de la cámara y ya puestos, cambio la cámara Michelin que había comprado en Brasilia por la que compré en Cuenca no sea que esta tenga algo raro.

Por kilómetros aun me da para llegar al desierto de la Tatacoa con los últimos rayos de luz y poder ir al observatorio, pero me ha pillado toda la operación retorno. Neiva es una ciudad bastante grande y la carretera ahora está llena de gente que vuelve del fin de semana largo.  De Neiva me quedan apenas 40km hasta Villavieja, pero tanto el GPS como Google Maps como la gente me dice que son 45 minutos. Son las 18:05 y la visita al observatorio es a las 18:30, no hay forma, mejor hago noche aquí y mañana voy al desierto y en función de como esté el cielo me quedo a la visita al observatorio o sigo marcha hacía el eje cafetero.

 

San Agustín

Origen: Mocoa (11:47h)           
Destino: San Agustin (15:37h) 
Km: 164.9         Tiempo: 3:45     Consumo: 4.9 l/100Km
Alojamiento: Hotel Raíces 25000 COP

El día amanece gris, ha estado lloviendo toda la noche y parece que volverá a hacerlo en un rato. Cada día me cuesta más ponerme en marcha y saber que hoy van a ser pocos kilómetros y ver la piscina ahí delante no ayuda.

Voy a San Agustín, un pequeño pueblo bastante turístico con un parque arqueológico declarado patrimonio de la humanidad y el nacimiento del río Magdalena, el más importante de Colombia. Los primeros kilómetros después de Mocoa, la carretera esta algo más rota, pero luego es una agradable carretera de montaña, aunque no te puedes confiar ya que hay algunos agujeros que hacen pequeños los que había en las carreteras brasileñas.  Poco antes de Pitalito sale el desvío hacia San Agustin. La carretera sube bordeando el río y se ven tres cascadas impresionantes al otro lado de la montaña. Llego a San Agustin a media tarde, pero es sábado de un fin de semana de tres días y ademas hay una carrera ciclista el domingo, con lo que, a pesar de la gran oferta hotelera, me cuesta encontrar una habitación. También hay un desfile de caballos. Una charanga ameniza a un grupo de jinetes que se dedican a beber aguardiente y dar vueltas al pueblo montadas a caballo. Me recuerda a las fiestas de San Juan en Trinidad (Cuba)

Aunque la idea era ir a visitar las ruinas y el estrecho del Magdalena y seguir marcha hacia Neiva, mejor me quedo una noche más aquí. Me gusta el ambiente del pueblo, con mucha vida en la calle y he dormido mejor que en las ultimas noches. El parque arqueológico de San Agustin es un conjunto de tumbas datadas en los 3000 años a.C. Los arqueólogos no tienen muy claro muchas cosas, se dice que era un centro de negocios mundial y de hecho es curioso ver estatuas con claras influencias mayas, otras con muchas similitudes a las egipcias y hasta algunas mas orientales. La visita con guía son unas 4 horas, aunque se puede hacer en bastante menos.

Otra atracción turística es el estrecho del Magdalena. Al poco de su nacimiento, el río Magdalena pasa por un estrecho de sólo 2,20m. Después del estrecho se forma una pequeña balsa de aguas cristalinas donde se puede ver el fondo. Para llegar se baja por una carretera con algunos trozos asfaltados, pero principalmente de tierra. Las lluvias de estos días han dejado esta parte algo intransitable y solo bajan motos y camiones que van a una cantera algo más arriba. Estas misma lluvias hacen que el río venga más crecido, cubriendo algunas zonas y trasformando el color de las aguas a un marrón intenso.