Sarajevo

Origen: Majdanpek (10:53h)           
Destino: Sarajevo (19:13h) 
Km: 480.1         Tiempo: 7:10     Consumo: 4.8 l/100Km
Alojamiento: Hotel Astra Garni 100,50 BAM

Tengo dos días para llegar a Split y pillar el ferry a Ancona. No son muchos kilómetros, apenas unos 750, pero la estimación que hace google son unas 15 horas con lo que la idea es tirar lo más recto posible. Cargo la moto y me pongo en marcha mientras el GPS carga la ruta programada en el ordenador. Error: no se puede calcular la ruta. Ya estamos, si añadí los mapas de Bosnia que me faltaban! Pues resulta que los mapas bajados de openstreetmaps para los Balcanes tienen el mismo nombre genérico que otro que ya tenía descargados y eran de otra región y aunque en el ordenador si se había actualizado a la hora de transferirlos al GPS no ha detectado que eran diferentes y no los ha pasado. No tengo mapas en papel, no tengo mapas ruteables en el GPS y no tengo datos para mirar google maps; hoy toca seguir los carteles por la ruta que el destino decida.

Y es así como la divertida carretera con la que me recibió Serbia queda en el recuerdo y me muevo por carreteras secundarias pero sin ningún atractivo especial. Campos, casas aisladas, montañas lejanas y algún pueblo más principal. Justo es cruzando uno de estos, en un semáforo, que veo un montón de carretas en un descampado. Es una competición! Con un formato similar a los concursos de saltos en que los caballos han de ir saltando obstáculos y gana el que lo hace en menor tiempo derribando el menor número de obstáculos, aquí las carretas tiradas por dos caballos han de pasar entre una serie de puertas sin tocarlas en el menor tiempo posible. Nunca había visto a una carreta derrapar! La verdad que es más divertido de lo que parece, pero el calor aprieta y quedan muchos kilómetros por delante. 

Sin darme cuenta estoy en la frontera con Bosnia. El paso es rápido, ni me hacen quitarme el casco, pero Bosnia tampoco pone sello en el pasaporte. Es entrar en Bosnia y la carretera se mete de lleno en las montañas haciéndose mucho más divertida.  El  plan es hacer noche cerca de Sarajevo, pero ya que el día ha sido bastante aburrido, quizás mejor hacer noche en la ciudad y así ver algo interesante. Sarajevo estuvo sitiada durante 4 años y los efectos de la guerra aún se notan 25 año después. Muchos de los edificios han maquillado los impactos de balas, pero cuando bajas la colina que te lleva al centro es fácil ver todavía muchas fachadas desconchadas por los tiros. Busco hotel céntrico y me voy a callejear por el casco antiguo. La influencia turca es evidente y el centro, construido alrededor de la plaza Baščaršija es como un bazar lleno de callejuelas donde se amontonan las tiendas de souvenirs, las teterías o  los restaurantes donde comer el típico börek turco por menos de dos euros al cambio. Hay un ambientazo para ser domingo noche y si no fuera por que no me gustan, la tentación de sentarme en una de las concurridas terrazas a fumar una sisha es grande. 

Despidiendo Rumanía por todo lo alto

Origen: Petrosani (10:12h)           
Destino: Majdanpek (18:24h) [-1]
Km: 340.8         Tiempo: 6:46     Consumo: 4.8 l/100Km
Alojamiento: Hotel Golden Inn 2665 RSD

Mirando el mapa, cerca de Petrosai está el parque nacional  Domogled-Valea Cernei y cruzarlo parecía ser una mejor opción que no ir por Timisioara. A pesar de eso, no espero mucho del día de hoy, normalmente los últimos días de un viaje así suelen ser más etapas de enlace donde rara vez hay oportunidad de ver nada.

Con estas expectativas me pongo en marcha y despistado, pensando en mis cosas, me olvido de poner gasolina antes de salir. No aprendo! Y es que despues de Vulcan no hay más gasolineras en la DN66A hasta practicamente Orsova y eso es más de lo que me queda en el deposito con lo que, una vez más, me toca deshacer lo andado y añadir 80Km extras a la ruta. Suerte que es una carretera preciosa que serpentea por un cañón siguiendo el curso del rio. Bueno, así son los 45 primeros kilómetros desde Petrosanti, luego el asfalto desaparece por completo y empieza una pista incluída en la TET rumana. La pista no es muy complicada, excepto una bajada con mucha piedra suelta que pone a prueba la horquilla de Paraguaçu y mi equilibrio. Son unos 100km y los últimos hay un intento de asfaltar la pista que en realidad lo que hace es cambiar la estupenda grava compactada por un cemento rotisimo que provoca mucho más sufrimiento que el ripio anterior.

El día despejado se ha ido oscurenciendo y la carretera me ha llevado de pleno al corazón de una tormenta. Con el tiempo justo de ponerme el traje de agua empieza a descargar como si se fuera acabar el mundo pero por suerte a los 15 minutos para lo que me permite llegar casi seco de nuevo a Orsova.

Orsova, a la orilla del Danubio, era el destino de hoy, pero como es relativamente pronto prefiero dormir ya en Serbia y adelantar un poco. Me gasto los lei que me quedan en la gasolinera y cruzo el Danubio para remontarlo por la orilla serbia. He dejado de tener datos y aunque la idea es mantenerme cerca del Danubio al no tener moneda local me adentro en el país en búsqueda de un hotel donde pagar con tarjeta. Una carretera estrecha, bastante rota, sale perpendicular al Danubio para subir hasta las montañas y ofrecerme un hotel en el que, como no!, hay una boda.